top of page
Sin título-3-02.png

2021 año que la libertad de prensa sufrió más represión en la región encabezando Nicaragua


contacto@intertextualcr.com

La calidad de la Libertad de Expresión retrocedió en la Región El 2021, según Fundamedios, este ha sido un año con algunos hechos graves para la libertad de expresión, prensa y acceso a la información. “El discurso contra la prensa y los ataques ganaron terreno, pusieron en jaque a los sistemas democráticos y penetraron hasta en las sociedades más sólidas, como la toma del Capitolio de los Estados Unidos, a principios de año”.


Nicaragua de manera negativa sobresale en Centroamérica, porque el gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo Nicaragua, se enfocaron en la aplicación de leyes con el objetivo de callar a voces disidentes “la Ley de Ciberdelitos y la Ley de Regulación de Agentes Extranjeros.


Fundamedios destaca la situación en Centroamérica, sobre todo en Nicaragua que "se convirtió en una dictadura sin atenuantes y sus prácticas lamentables fueron replicadas por sus países vecinos con un solo objetivo: callar a las voces disidentes".

Hombre y mujeres de prensa independiente de Nicaragua han sido blanco de amenazas y agresiones desde la cobertura de las protestas antigubernamentales de 2018, cuya represión dejó más de 300 muertos, según grupos organizaciones defensores de derechos humanos.

Daniel Ortega, reelecto en noviembre, empezó a poner en práctica la Ley de Ciberdelitos y la Ley de Regulación de Agentes Extranjeros que se utilizaron "como herramientas de persecución, acoso, y hostigamiento contra periodistas y contra todas las voces críticas", sostiene la organización.

Nicaragua cierra el año con más de 160 presos políticos y el exilio forzoso de 45 periodistas, advierte.

En el Salvador, el presidente Nayib Bukele, retomo el ejemplo de Nicaragua y comenzó su persecución y hostigamiento a través de la Ley de Registro de Agentes Extranjeros, “su discurso estigmatizante contra la prensa llegó hasta a involucrar a medios en delitos de evasión tributaria y obligar a sus periodistas a salir del país”. Por su parte en el vecino país de Guatemala, también se pretendió generar una ley mordaza sobre las organizaciones en el país y los ataques contra medios de comunicación comunitarios fueron relevantes durante este año.

La impunidad en las agresiones a periodistas, hasta la más grande que es el asesinato es otra constante en la Región. La Organización presenta en su informe anual que “al menos 30 periodistas han sido asesinados en el hemisferio en los últimos 24 meses”. En sus casos no se ha hecho justicia. La situación para el ejercicio del periodismo en América Latina es cada vez más peligrosa. Muchos periodistas han debido recurrir al exilio como un mecanismo de supervivencia. Costa Rica se ha vuelto un destino de acogida.


La estigmatización, la criminalización al periodismo, la falta de libertad de prensa y de expresión ha sido una gran temática del año, pretendiendo deslegitimizar el trabajo de prensa. En países como Brasil, México, Perú, Cuba, Nicaragua, Guatemala y El Salvador, sus principales líderes se han encargado de desacreditar la labor de la prensa, lo que se ha materializado en ataques y agresiones, protagonizadas por simpatizantes, en contra de periodistas.


Para Fundamedios, no todas las noticias han sido malas, la Corte Interamericana de Derechos Humanos “dictó tres sentencias” que generan potentes precedentes a favor de la libertad de expresión, prensa y acceso a la información.


Descargue el informe completo en este enlace https://files.constantcontact.com/4d015e3d101/6cee1b8c-3aeb-4a95-a571-06097efcab02.pdf

A los Pueblos Indígenas de Guatemala se les reconoció el derecho del acceso a las frecuencias y al pluralismo en la comunicación; mientras que en el caso de la periodista Jineth Bedoya Lima, se reconoció la responsabilidad del Estado colombiano por la violación de los derechos a la integridad personal, libertad personal, honra, dignidad y libertad de expresión en perjuicio de la periodista; Ecuador reconoció responsabilidad ante una sentencia desproporcional contra el autor de una columna de opinión del diario El Universo y sus directivos. Sobre la última sentencia, particularmente, se podrá conocer mayor detalle en nuestro informe específicamente dedicado a Ecuador.


En el caso de Nicaragua, según esta organización el Estado ha sido el principal victimario. “Los medios de comunicación y los periodistas independientes han sufrido de agresiones físicas, obstrucción al trabajo periodístico, allanamientos, destrucción de equipos, acusaciones, persecución, bloqueos de suministros, arrestos, retenciones en modalidad casa por cárcel, entre otros”.


Actualmente están en la cárcel dos periodistas, estos son:

El periodista deportivo, Miguel Mendoza permanece detenido desde el 21 de junio en las instalaciones de la prisión Chipote acusado de ciberdelitos, por haber expresado sus opiniones a través de sus redes sociales. En otro ataque directo contra la prensa el hogar del periodista Miguel Mora, ex director de 100% Noticias, fue allanado por la Policía nicaragüense y fue arrestado tras ser acusado de delitos contra la soberanía.


Entre las violaciones a la libertad de expresión, que generaron rechazo a nivel internacional, está el cese de operaciones de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro (FVBCH), dedicaba al monitoreo de las amenazas a la libertad de expresión y la promoción de la excelencia en el periodismo nacional, su directora Cristiana Chamorro se encuentra detenida casa por cárcel y trabajadores de administración están presos y otros son perseguidos por el gobierno.



Medios de comunicación tradicionales también fueron atacados y se encuentran silenciados. El 13 de agosto, funcionarios de cuatro organismos del Estado allanaron y registraron las instalaciones de La Prensa, el periódico más antiguo del país, que permanecen confiscadas y bajo custodia policial.


Las y los periodistas que hacen coberturas en vivo también fueron sujetos de agresiones. Los "malignos, hipócritas, destructores, criminales, terroristas de la comunicación, plumas llenas de odio"... son algunos de los calificativos que la vicepresidenta Rosario Murillo usa contra la prensa.


En este informe se reconoce que todas estas amenazas se han visto precipitadas “por la tendencia dictatorial del régimen sandinista en Nicaragua”, el cual legitima sus actos con las leyes mencionadas anteriormente. Todas las alertas por violación a la libertad de expresión tienen víctimas a personas que han sido tildadas como evasores de la “Ley de Soberanía”, la “Ley de Regulación de Agentes Extranjeros "o cargos por “Ciberdelincuencia”.


Fundamedias se atreve a señalar que el irrespeto a las libertades de expresión, prensa y acceso a la información en Nicaragua será una constante también en 2022.

bottom of page