BAnners_Mesa de trabajo 1.png

A un mes del cierre la casa de empeño Prisa, clientes siguen esperando devolución de sus prendas


Por: Redacción Intertextual/ contacto@intertextualcr.com


Ha pasado más de un mes de que el Gobierno de Daniel Ortega, con la policía en sus manos, intervino la casa de empeño Prisa, bajo la sospecha de "lavando dinero", y es la fecha, y los clientes de ese negocio que tenían prendas empeñadas siguen esperando que se las devuelvan.


Ese es el caso de Reyes Acevedo, de 39 años y originario del departamento de Rivas, quien hace varios meses empeñó una cadena de plata en Prisa y ahora no sabe si podrá recuperarla, pues en la Policía le dijeron que le iban a llamar y sigue esperando esa llamada.


“Empeñé una cadena de plata de 89 gramos. Me dieron 1380 córdobas y antes de que se cumpliera el mes fui a hacer el pago, y cuando llegué ya estaba cerrado”, cuenta Acevedo, quien no entiende porque ha pasado tanto tiempo sin que le den información de su prenda.


Juan Carlos Ibarra, de 41 años, es otro de los clientes que no sabe nada de su cadena y de su pulsera que empeñó a principio de año en una de las sucursales de Prisa. Ibarra cuenta que la pulsera la empeñó por 1600 córdobas y la cadena en 1700, pero que en el caso de la primera prenda solamente le faltaba cancelar 600 córdobas que no pudo pagar porque ya estaba cerrada la sucursal.

Lea también: Dueño de la casa de empeños Prisa asegura que se encuentra en total indefensión

“Mi esposa y yo teníamos ya más de tres años de empeñar en Prisa y nunca tuvimos problemas, sin embargo ahora no sabemos qué hacer porque ha pasado mucho tiempo, y tenemos temor de perderlas”, expresa con preocupación Ibarra.


Esa preocupación la comparte también otro cliente de Rivas quien no quiso revelar su nombre por temor a que no le vayan a devolver sus dos cadenas de oro de 18 quilates que empeñó en febrero de este año.


La cliente comentó que por cada cadena le habían dado 20 mil córdobas y que solamente le faltaba por pagar 10 mil cuando vino la intervención a todas las sucursales de Prisa por parte del Gobierno, y que ahora está a la espera de lo que diga la Policía.


Una fuente cercana a la Policía reveló a la afectada, que esa institución sigue recibiendo denuncias de parte de los clientes de esa casa comercial, pero que de momento no pueden resolver nada, pues ellos solo están haciendo un inventario de lo que había ahí.


Hace unas semanas, el dueño de la casa de empeño Prisa, Mario Hurtado, fue acusado de los delitos de lavado de dinero, defraudación tributaria y otros delitos. La acusación fue presentada después de que la Policía le ocupara las 38 sucursales de la empresa en todo el país.


El gobierno explicó que al empresario le habían cancelado las cuatro empresas mercantiles que supuestamente eran usadas para el lavado de dinero y la evasión de impuestos al enviar al exterior, grandes cantidades de oro y plata.