BAnners_Mesa de trabajo 1.png

Capturan a sospechoso de asesinar a madre e hija en  Mulukukú


Por Redacción Intertextual/ contacto@intertextualcr.com


Wilmer Antonio González Méndez de 32 años, quien se mantuvo prófugo durante 14 meses y 14 dias, finalmente será juzgado, por el doble asesinato de la reconocida ganadera de Mulukukú,  Luz Maritza González y su hija Diagnnie Dayuris Boniche González.


El hombre que  se encontraba en la lista de los criminales más buscados por la Interpol, fue capturado la noche del miércoles en una comunidad  del municipio de Rosita, perteneciente a la Región Autónoma de la Costa Caribe Norte.


Madre e hija fueron asesinadas presuntamente por González,  en diferentes escenarios de una  finca que ellas  tenían en la comunidad de Kurinwasito, del municipio de Mulukukú, de la Región Autónoma de la Costa Caribe Norte .


Los hechos  ocurrieron entre las 6:40  y  10  de la mañana de ese trágico 21 de julio y aunque el sospechoso huyó del lugar, la Fiscalía presentó una acusación en su contra por asesinato, violación agravada y tenencia ilegal de armas.



González, era mandador  de la finca y hombre de confianza de Luz Maritza y su hija, pero  supuestamente  las asesinó para robarles.

Según el relato de los testigos propuestos por la fiscalía, la primera víctima de González fue Luz Maritza de 53 años, (Q.E.P.D.), a la cual asesinó de tres balazos que le propinó aproximadamente a las 6:40 de la mañana cuando se encontraban en una zona montañosa de la finca.


Ambos habían salido de la casa hacienda a las 5 de la mañana  a buscar un ganado. Ella se movilizaba en una mula y él en un caballo y al llegar a una montaña, procedió a privarle la vida.


Los disparos fueron escuchados por un trabajador que se encontraba trabajando en un potrero, pero en ese instante jamás se imaginó que se trataba del crimen de su patrona. Tras  cometer el crimen, González regresó a la casa hacienda, dejando el cuerpo de la víctima boca abajo dentro de la montaña.


Mientras su madre era asesinada, Boniche de 29  años,   salió de la  casa hacienda a dejar una leche  en compañía de otro trabajador  y al regresar  aproximadamente a las 10  de la mañana González procedió a privarle la vida, mediante asfixia mecánica.


Pero antes de asesinarla, la agredió físicamente para violarla en una habitación y luego huyó en dirección a Siuna. Para trasladarse, contrató los servicios de dos taxistas. Uno lo movilizó de la comunidad Kurinwasito al casco urbano de Mulukukú.


Luego solicitó al otro taxista que  lo llevara a Siuna fingiendo que iba a la vela de un familiar. La acusación fue presentada en el juzgado de Distrito Penal Especializado en Violencia de Siuna.