BAnners_Mesa de trabajo 1.png

Cinco miembros de una familia nicaragüense fueron asesinados buscando una mejor vida en Costa Rica


Por: Steven Estrada/ contacto@intertextualcr.com

De acuerdo con el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) los fallecidos tenían al menos ocho días de vivir en Costa Rica, pues vinieron al país para trabajar en construcción, mientras que el móvil del crimen sigue en investigación declaran las autoridades, pero preliminarmente se maneja que habría sido por equivocación.

Entre las asesinadas está una madre de 55 años y quien se ganaba la vida como cocinera, fue identificada como Amparo Cardoza Orozco. Sus hijos; Miguel Jarquín Cardoza de 23 años y Pedro Hernández Cardoza de 42, trabajan en construcción y uno de ellos apenas tenía una semana de haber llegado a ese país.


De manera despiadada fueron asesinados a balazos la noche de este sábado en la comunidad de Huacas de Santa Cruz, en Guanacaste en la vecina del sur. La masacre ocurrió a eso de las 9:00 de la noche cuando presuntamente 3 gatilleros irrumpieron la humilde vivienda donde se encontraban la familia, disparando sin piedad al grupo de nicaragüenses.

Las demás víctimas fueron identificadas como: IIsidro Orozco Loáciga (29 años) y Miguel Jarquín Cardoza, todos originarios del departamento de Matagalpa.


"Tras un desplazamiento de recurso con labor de inteligencia se logró la ubicación del escondite de los presuntos sospechosos, quienes en este momento están en calidad de detenidos. Los individuos estaban ocultos en unos apartamentos", informó el Ministerio de Seguridad por medio de su oficina.

Según el reporte que envió a la medianoche Seguridad, se trata de dos hombres oriundos de Limón, uno de apellidos López Bolívar, de 24 años, quien tiene antecedentes por delitos de robo agravado, portación ilegal de arma, tenencia de drogas y agresión con arma blanca.

El otro sujeto es un joven de 21 años apellidado Rojas Valverde, quien entre 2021 y 2022 recibió tres partes policiales por tenencia de droga, la policía logró decomisar un fusil de asalto AR-15, una pistola .40 y un revólver calibre 38, los cuales estaban debajo de una cama donde fueron detenidos los sospechosos, informó el periodista Gustavo Fallas.


Por su parte Oniel Rayo Cardoza, familiar de las víctimas expresó que mataron a su madre, hermanos, primo y cuñado. Aseguró que tenían pocos días de vivir ahí y no tenían problemas con nadie.


“Me mataron a mi mamá, dos hermanos, un primo y un cuñado. Adentro están todos tirados en el piso. Nosotros tenemos poco de estar aquí y mi hermano mayor, con los cuñados, tenían días de haber venido de Nicaragua", dijo Rayo Cardoza.


Según Cardoza, los autores del crimen probablemente confundieron a las víctimas con unos vendedores de droga que habitaban esa vivienda. “Nos dicen algunos vecinos, acá vivían vendedores de droga, unos malandros y para mi pudo haber sido que se confundieron de gente y agarraron a toda mi familia. Mi primo que sobrevivió se tiró debajo de la cama y solo escuchó los balazos”.