BAnners_Mesa de trabajo 1.png

Condenan a 26 años de cárcel a mesera implicada en femicidio de propietaria de un bar en León


Por: Redacción Intertextual/ contacto@intertextualcr.com


Allison Gabriel Carvajal, la  mesera que reconoció que participó en el femicidio de la abogada de la ciudad de León, Brenda del Carmen Hernández Escoto, fue sentenciada este 26 de septiembre, a 26 años de cárcel por haber sido cómplice del crimen.


La sentencia dictada por el juez Luis Felipe Alvarado, del juzgado de Distrito Especializado en Violencia y Adolescentes de León, señala que Carvajal de 31 años, deberá permanecer en el Sistema Penitenciario de Chinandega, hasta el 18 de junio del 2,048.


Como se recordará,  la víctima  fue asesinada aproximadamente a las 5:30 de la tarde  del primero de junio a manos de su pareja Gabriel  Antonio Guadamuz Orozco de 37 años, quien se encuentra prófugo de la justicia.


La abogada fue asesinada  y sepultada en su propio negocio ubicado en el barrio El Coyolar e identificado como bar y motel "San Diego", el cual también había establecido como lugar de residencia.


En las investigaciones la  policía determinó que la mesera estaba implicada en los hechos  y el 21 de septiembre, en la recta final del juicio, ella  admitió que ayudó a Gabriel a matar y enterrar el cuerpo de la abogada, quien le había dado trabajo como mesera.


Según la acusación los hechos ocurrieron cuando la víctima descubrió que Gabriel, con quien tenía 8 meses de haber establecido una relación de pareja, le estaba siendo infiel con la mesera,quien también trabajaba como dama de compañía y tenía asignada una habitación.


Esa trágica tarde del primero de junio la abogada salió  a realizar unas diligencias y al regresar al negocio encontró a su pareja y mesera  en la habitación que le habían asignado. Al encontrarlos en la  intimidad, la abogada les reclamó y en medio de la discusión, Gabriel,   comenzó a golpearla con las manos.


Al salir de la habitación,  Allison sujetó a la abogada de ambos brazos, para que Gabriel la continuara golpeando.

Al llegar al jardín que está frente a la habitación donde  dormía la  víctima,  Gabriel la  lanzó al suelo  y se  colocó sobre  su cuerpo para  darle golpes en el rostro y sujetarla del cuello con ambas manos hasta causarle la muerte por asfixia mecánica. Posteriormente con ayuda de Allison, cubrieron su cabeza con una bolsa plástica negra,  la ataron de los pies con una faja y luego envolvieron el cuerpo con sábanas y cinta adhesiva.


Luego Gabriel procedió hacer una  fosa en la parte trasera del patio, donde sepultaron el cuerpo.

Un hermano de la víctima, al ver que ella no  aparecía  desde la tarde del primero de junio y tampoco contestaba su celular procedió a denunciar el caso ante la Policía. Al iniciar las investigaciones, Allison  se puso nerviosa y el 8 de junio le comentó a otra mesera que ella  observó que Gabriel había asesinado a la patrona.


Pero fue al siguiente día que el caso quedó al descubierto, cuando el hermano de la víctima escuchó que Allison y Gabriel discutían y que ella lo cuestionaba por haber asesinado a la abogada.


En la discusión Gabriel le dijo que no dijera nada ya que en caso contrario la mataría a ella y a sus hijos y mientras ellos seguían discutiendo, el  hermano de la víctima procedió a retirarse, sin que ellos se enteraran de su presencia, para luego dar parte a la policía.