top of page
Sin título-3-02.png

El distanciamiento social puede perjudicar nuestro bienestar emocional


Dra. Natalia Sanchéz / Una de las principales recomendaciones que nos han dado las autoridades sanitarias de todo el mundo para prevenir el contagio del Covid-19 es el distanciamiento social. Sin duda esta medida y las de higiene han contribuido a que la propagación no sea mayor. Sin embargo, el aislamiento o el distanciamiento social podría afectar nuestro bienestar emocional.


El no compartir con los compañeros en la escuela, en el colegio o trabajo. El no ver a los seres queridos. No salir con las amigas o amigos. No poder abrazar a nuestros familiares, ha venido afectando nuestro bienestar emocional. Ninguno de nosotros pensó que esto se pudiera alargar tantos días, meses e incluso afecta la incertidumbre de saber hasta cuándo viviremos así.


Ya todos experimentamos que no es igual compartir experiencias de manera virtual, no es igual la clase con las cámaras apagadas, no es lo mismo cantarle cumpleaños al compañero de la oficina por alguna plataforma virtual. Y nada de esto es igual, porque necesitamos la interacción cara a cara, el contacto físico, el contacto visual, la palmadita en la espalda. Ya que, estar en contacto con los demás nos libera de endorfinas y esto nos ayuda en nuestro estado de ánimo.


Esta puede ser una de las razones por las cuales las personas estén presentando ataques de pánico, rasgos ansiosos, depresiones y menos tolerancia. Por ende, es necesario que se fortalezcan los vínculos para que las personas no se sientan solas y puedan compartir experiencias, por ejemplo, cuando alguna red social hace recordatorios de lo vivido hace uno o tantos años atrás, es recomendable compartirlo, para que se vuelvan a reactivar las vivencias y esto hace una especie de esperanza e ilusión que esto pronto acabará y que podremos compartir momentos como los de la fotografía.


La risa es uno de los factores protectores que tenemos en estos momentos, para seguir liberando la hormona de la felicidad. Reírnos a carcajadas, hacer reír a nuestros seres queridos hace que se activen nuestras endorfinas. Así que si estas lejos de tus seres queridos nos podemos unir a través de la risa.

bottom of page