BAnners_Mesa de trabajo 1.png

Femicidio en Bonanza: "demuestra que saña y grado de violencia contra mujeres no se detiene"


Por: Redacción Intertextual/ contacto@intertextualcr.com

La policía nacional presentó este viernes ante medios oficialista al femicida, Marlón Noel Ríos Rizo de 36 años,  quien la madrugada de ayer asesinó a su  pareja Kenia Yosmari López Hernández de 19 años.


Martha Flores, coordinadora de la Organización "Católicas por el Derecho a Decidir", confirmó a Intertextual, que con éste lamentable hecho el número de mujeres asesinadas en nuestro país asciende a 34 en lo que va del presente año.


"Este nuevo episodio demuestra que el  grado de violencia y saña contra las mujeres es el mismo y que no hay una estrategia de parte del gobierno para frenar los femicidios", explicó Flores.


La víctima quien era originaria del municipio de Matiguás del departamento de Matagalpa, convivía con el agresor desde hace tres años que la sacó  de su casa para llevársela  a vivir a la comunidad  Heylan Mery, del municipio de Bonanza de la Región Autónoma de la Costa Caribe Norte.


En ésta comunidad la joven tenía una pequeña pulpería y según Flores la madrugada de ayer Ríos Rizo, quien casi la duplicaba en edad, le privó la vida de manera atroz.

"El  femicida recientemente había regresado de Panamá y tenía varios días de andar ingiriendo licor y otras sustancias y al llegar a la casa discutió con la víctima y luego le arrebató la vida y también mató a un perro que entró en defensa de ella", sostuvo la activista feminista.


La policía informó en una nota de prensa emitida este viernes  que el femicidio ocurrió a las 1:30  de la madrugada y que posteriormente fue capturado producto de las investigaciones. La escueta nota de prensa señala que "Ríos Rizo discutió con su pareja y que luego la agredió con un machete, causándole la muerte por shock hipovolémico".


Según lugareños el femicida luego de cometer el crimen anduvo deambulando por la comunidad y posteriormente se quedó a dormir en la casa como si no hubiese hecha nada. Como evidencia la policía ocupó el machete con manchas de sangre que utilizó para propinarle múltiples heridas a la víctima.