BAnners_Mesa de trabajo 1.png

Feministas declaran alerta Roja por femicidios en Nicaragua


Foto: Intertextual

contacto@intertextualcr.com

La Red de Mujeres Contra la Violencia, lanza a través de un comunicado, una “Alerta Roja” ante la violencia machista en Nicaragua. Declaran que están indignadas ante el desprecio y odio hacia la vida de mujeres, adolescentes y niñas.


La RMCV, al igual que el Observatorio de Católicas por el Derecho a Decidir, contabiliza 10 casos de mujeres víctimas de femicidio, con signos de saña y crueldad, como suele ocurrir en la expresión de máxima gravedad contra la mujer.


El año 2020 y 2021 estas organizaciones, notificaron 71 casos de femicidios en Nicaragua, solo este año 2022 de enero a mediados de marzo se acumulan 10 casos de este violento crimen.


El fin de semana recién pasado en menos de 24 horas fueron reportados dos femicidios que han causado conmoción en la ciudadanía nicaragüenses son: el de la joven Britney Olivas de 17 años locutora y periodista de Radio Estéreo Libre de Jinotega y Marling Martínez de 21 años de edad, madre de dos niños que han quedado en la orfandad. La Red se solidariza con las familias de estas mujeres y pide justicia por ellas y para que no haya ni una asesinada más.

En la actualidad muchos casos de femicidios han quedado en la impunidad, los agresores andan libres. Esta red feminista exige se cumpla con lo establecido en las leyes que defiende los derechos de las víctimas. “Estamos convencidas que muchas de las victimas estarían vivas si la ley 779 se aplicará para prevenir y sancionar la violencia en contra las mujeres.” Aseguran.

Puede interesarle leer: Dos atroces femicidios conmueven Nicaragua en un fin de semana

En la mayoría de los casos las instituciones judiciales han dejado de ponerle atención a las denuncias de violencia que interponen las mujeres y para no perder tiempo llevan a la denunciante y al acusado a mediación.


¿Y qué es mediación?


Según la Ley de mediación y arbitraje, ley 540, Articulo 4, “Se entenderá por mediación todo procedimiento designado como tal, o algún otro termino equivalente, en el cual las partes solicite a un tercero o terceros, que les presten asistencia en su intento por llegar a un arreglo amistoso de una controversia que se derive de una relación contractual u otro tipo de relación jurídica o esté vinculada a ellas. El mediador no estará facultado para imponer a las partes una solución de la controversia”.


Una víctima del machismo a veces confía en que la mediación podrá resolver sus problemas, que la situación cambiará y cede a dar otra oportunidad una y otra vez. En la mayoría de los casos que se han llevado a mediación ha sido con hombres que amenazan de muerte y al final cometen el crimen de femicidio y todo es porque las mujeres son orilladas a mediar con sus agresores.


En el 2021 además de los 71 femicidios, 140 mujeres sobrevivieron al ataque de sus agresores a esto se le cataloga como “femicidios en grado de frustración”, según Católicas por el Derecho a Decidir.

Lea también: 08 de marzo: Mujeres exigen la liberación de 14 presas políticas en Nicaragua

Martha Flores del Observatorio de esta organización, dice que la situación de las mujeres que sufren violencia, cada día es peor, y más a raíz de la crisis sociopolítica en el año 2018 y leyes bozales que evitan las denuncias. También afirma que, sobrevivir para una mujer que fue víctima violencia es difícil, porque “quedan con daño emocional, al saber que su vida sigue corriendo peligro”.


La RMCV, urgen acciones concretas y reales para detener la pandemia del femicidio que está afectando a las mujeres y las hace más vulnerables “exigimos acciones contundentes por parte de las autoridades, apegadas al derecho que nos asiste como ciudadanas de este país”.


La sociedad debe dejar de invisibilizar y justificar la violencia machista, argumenta la Red. “La sociedad debe de dejar de tolerar la violencia contra las mujeres, no llamarles “crímenes pasionales” denigrar a las desaparecidas, ni justificar a los agresores o femicidas. Al contrario, se necesita solidaridad con las víctimas e indignación frente a las injusticas”.


Esta organización que defiende los derechos de las mujeres víctimas y sobrevivientes de la violencia machista dando acompañamiento preventivo y psicosocial, exige al gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo “una estrategia nacional nicaragüense que involucre todos los sectores del país y reconozca a quienes han venido trabajando” en esa línea de la prevención a la violencia contra las mujeres.


Por otro lado, la sicóloga feminista Ruth Marina Matamoros reflexiona en un escrito publicado en una página virtual del Grupo Venancia que, “para enfrentar esta violencia machista tenemos que seguir exigiendo y promoviendo un cambio de la masculinidad patriarcal que socializa a los hombres para no ser empáticos con las mujeres; les dice que ser mujer es ser menos y que para ser hombres de verdad tienen que estar disponibles para la crueldad, que se distancien de sus emociones. Desmontar esos mandatos de masculinidad patriarcal es importante, pero también nosotras no podemos seguir aceptando esa expropiación de nuestros cuerpos”, finaliza.