BAnners_Mesa de trabajo 1.png

Justicia orteguista condena a director de La Prensa y se ensaña contra familia Chamorro


Foto: La Nación

contacto@intertextualcr.com

Bajo los cargos de lavado de dinero, bienes y activos, fue sentenciado a nueve años de prisión el Gerente general del diario nicaragüense La Prensa, Juan Lorenzo Holmann Chamorro. La condena fue dictaminada en horas de la mañana de este jueves, por Nadia Camila Tardencilla Rodríguez; jueza del Juzgado Segundo de Distrito Penal de Managua


Hollmann Chamorro es reconocido como preso político por varias organizaciones opositoras y defensoras de derechos humanos, debido a que su encarcelamiento ocurrido hace 229 días, tras la denuncia pública del diario en la que señalaban al régimen de Daniel Ortega en mantener confiscado los insumos para que las publicaciones escritas circularan a nacional.


De tal manera, la jueza Nadia Tardencilla también decretó la inmediata inhabilitación profesional del acusado, que a su vez ha sido ordenado a pagar también una multa económica que hasta el momento se desconoce la cantidad exacta, pero según “La Prensa”, equivale a tres veces más la supuesta cantidad que su Gerente lavó mientras ejercía su puesto


“Otra de las órdenes del fallo en contra de Holmann Chamorro, es que las instalaciones de dicho medio de comunicación continuarán bajo custodia luego de haber sido confiscadas el 13 de agosto del 2021”, así lo informó el ahora diario digital “La Prensa”


Juan Lorenzo Hollman Chamorro es el cuarto integrante de la familia Chamorro en ser encarcelado y acusado por diferentes delitos, quienes se les considera como opositores al gobierno actual de Nicaragua, los otros también retenidos por represalias políticas son: Pedro Joaquín Chamorro Barrios, Cristiana Chamorro Barrios y Juan Sebastián Chamorro García (ambos aspirantes a la candidatura presidencial en el país).


Por su parte, el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH) ha denunciado regularmente el maltrato físico y psicológico que Holmann Chamorro sufre en las instalaciones del complejo de Auxilio Judicial, conocidas como “El nuevo Chipote” de igual manera declararon como una farsa el proceso judicial que enfrenta Chamorro.


“CENIDH exige inmediata libertad para Juan Lorenzo Holmann y demás presos políticos”, “La vida del preso político Juan Lorenzo Holmann #CorrePeligro su condición de salud empeora día a día, exigimos su libertad inmediata”, sostuvo el CENIDIH en su cuenta de Twitter.


Más periodistas condenados por dictadura


Asimismo, mediante el Poder Judicial han sido igualmente condenados a prisión periodistas opositores mediante una serie de juicios ejecutados a altas horas de la noche, donde los acusados son inapelablemente declarados culpables de múltiples delitos que supuestamente han perjudicado la soberanía y democracia del país.


Entre los periodistas condenados por la justicia nicaragüense, perfilan:

Miguel Mora (condenado a 13 años de prisión).

Miguel Mendoza (condenado a 8 años de prisión).

Cristiana Chamorro Barrios (condenada a 8 años de prisión).

Pedro Joaquín Chamorro Barrios (condenado a 8 años de prisión).

Samanta Jirón (condenada a 8 años de prisión).

Estre otras personas, cercanas al periodismo, por la Fundación Violeta Berrios de Chamorro.


Tras la insurgencia social de Nicaragua del 2018, más de un centenar de periodistas han tomado la decisión del exiliarse en países como Costa Rica y Estados Unidos entre otros, debido a la constante persecución que el gobierno sandinista ejerce a todos los medios de comunicación que expresaron oposición.


Por su parte la organización de Periodistas y Comunicadores de Nicaragua (PCIN), expresan rotundamente su rechazo y repudio en contra de los abusos perpetrados por el régimen Ortega Murillo hacia los periodistas que han sido condenados.


“Cómo la principal organización de periodistas y comunicadores de Nicaragua, rechazamos los simulacros de juicios promovidos por el régimen en contra de las personas mencionadas y denunciamos ante la comunidad nacional e internacional que esas acciones responden a una estrategia de descrédito, amenazas constantes persecución y criminalización del trabajo de los hombres y mujeres de prensa que han asumido un rol beligerante de fiscalización del poder estatal” cita el comunicado emitido el primero de marzo de 2022.