BAnners_Mesa de trabajo 1.png

La pareja que con una bolsita de Cacao iniciaron su emprendimiento en Costa Rica


contacto@intertextualcr.com


Yessica Meza y Yamil, son un matrimonio joven, en Nicaragua ambos estudiaban Farmacia, están exiliados en Costa Rica, afectados por la crisis sociopolítica de Nicaragua que inició en abril 2018. A la fecha tienen 3 años y cinco meses de estar en el país que les abrió las puertas y nuevas oportunidades para emprender un negocio, con el que esperan ayudar a mediano plazo a otros exiliados o refugiados brindándoles un empleo digno.


La crisis en Nicaragua ha impulsado a muchas personas a buscar refugio en otros países, así le tocó a Yessica y su esposo, por que debían resguardar sus vidas. “La persecución política el asedio por participar en la lucha, desde nuestras posibilidades con medicinas y víveres, nos llevó a sufrir amenazas directas,” denuncia la joven.


Lo peor fue cuando unos motorizados los persiguieron tirándoles balazos. “Los balazos fueron como el 22 de agosto llegábamos a las 10 de la noche del trabajo íbamos en una moto y en otra moto a 200 metros de la casa un hombre nos disparó, nosotros salimos el 25 de agosto de 2018, un mes o 20 días antes una camioneta de unos funcionarios de la alcaldía nos había perseguido. Ahí nos dimos cuenta que no podíamos seguir en Nicaragua, porque nuestra vida corría peligro”. Así comienza la historia en el exilio de esta pareja y lo que han tenido que hacer para resurgir.

Procesos difíciles


El exilio, es un cambio muy drástico, Meza quería regresarse a su casa “Yo no quería estar aquí mi esposo dice que yo hablaba dormida, decía ¡yo no quiero estar aquí!, caí en un estado de depresión bien feo, por el cambio, cuando llegamos aquí no teníamos donde vivir”.


Los primeros días estuvieron donde una amiga, luego donde una tía política de su esposo Yamil. Actualmente viven en la Calle Blanco, un distrito del cantón de Goicoechea, en la provincia de San José, de Costa Rica. ​ El distrito de Calle Blancos se caracteriza por su alto desarrollo de actividad industrial y de servicios.


Yessica describe su exilio como algo difícil donde se extraña hasta el más mínimo detalle. “Fue algo muy difícil para uno dejar su país, su familia, extrañas hasta la cama donde dormís, cosas tan insignificantes que cuando uno no lo tiene se da cuenta que le hace falta”.

Buscando como emprender


Y&Y, nació el enero de 2019, en esa fecha Yessica tuvo el impulso de hacer los frescos para vender pero, alguien la detuvo diciéndole. “No aquí nos vas a vender frescos, aquí eso no vende”, la idea la dejo dormida por un tiempo porque necesitaba trabajar algo que le produjera dinero inmediato.


La pareja nunca pensó que la crisis en Nicaragua se extendiera tanto tiempo, cuando llegaron a Costa Rica pensaron estar solo tres meses, pero el tiempo se agotaba y las amenazas continuaban hacia ellos en las redes sociales.


No tenían trabajo, tenían que buscar como emprender y se les ocurrió hacer enchiladas y frescos y salieron a la calle con 30 enchiladas “No vendimos ninguna” recuerda entre risas la joven, continúa relatando lo que pasó en su primer emprendimiento “Nos sentamos en el parque nacional frente a una construcción nos comimos una enchilada cada uno, mi esposo y yo comenzamos a caminar y a regalar las enchiladas porque no vendimos nada”. Al día siguiente intentamos nuevamente vender enchiladas solo dos vendieron , “fuimos a un hospital a venderlas y nos persiguió la municipalidad. Con las llantas ponchadas como decimos en Nicaragua regalamos las enchiladas y desistimos de vender enchiladas.” Ríe de nuevo.


Vamos a hacer chileros


Estuvieron donde una señora que hacía chileros, a Yamil le gustaba comerlos y la señora quien le decían la Madre, le dijo que aprendiera a hacerlos, “un día dijimos vamos a hacer chileros compramos seis vasos invertimos en los chileros, y los vendimos,” en honor a la señora que los motivo le pusieron a este producto “Chileras Artesanales La Madre”.


En mayo de 2019 con el emprendimiento de Chileros, fueron contactados por una organización para darles acompañamiento para el emprendimiento, Yamil emprendió un negocio llamado “Elotito, todavía lo hace y yo con la chileras, ahí aprendimos lo básico para emprender", manifiesta Meza.


Los primeros pasos de Y&Y


En mayo del 2019, la pareja de emprendedores fueron invitados a una Feria Gastronómica Nicaragüenses, Yessica refiere que lo que no sabe en comidas y bebidas lo mira en YouTube y aprende “puedo hacer de todo” confiada en su aliado YouTube cuando le preguntaron ¿qué podía hacer?.



Probablemente una pregunta cambió la vida de Yessica y Yamil en el exilio para siempre ¿Pueden hacer cosas de cacao? Seguramente la emprendedora pensó YouTube me ayudará y contesto que ¡sí!.


"El problema era donde conseguir el bendito Cacao". Afortunadamente la suegra le había mandado una bolsita de Cacao que usaron para seguir adelante “la bolsita de Cacao era talvez una libra aproximadamente de esa pequeña ración salieron 23 frescos de cacao y los vendimos a 500 colones, todo el mundo quedo encantado con el fresco de cacao en la feria.” Esa venta resultó a diferencia de las enchiladas que tuvieron que regalarlas, pero la señora que los invitó les dijo que habían vendido su producto barato y que en la próxima tenían que hacer más.


Todo un reto para ellos que no sabían dónde encontrar Cacao Molido, y la feria seria en 15 días, sin encontrar el insumo, los jóvenes tenían que producir lo que venderían sigue relatando Yessica “dijimos bueno vamos a comprar el Cacao, lo tostamos hicimos el proceso, hicimos nuestro cacao para hacer nuestro fresco, la gente compraba el fresco y decían ¿no venden el polvo para prepararlo en la casa?, y así fuimos entrando en el mundo del Cacao".


“Hacemos los mismos cereales de la receta tradicional de Nicaragua, Pinolillo cacao, Semilla de Jícaro, cacao puro y también hacemos otros productos, Nibs de Cacao, Candinibs, Cacao Garapiñao, y también hacemos Chocolates Rellenos”, Explica la joven.

Para poder llegar donde esta pareja, pasaron por muchas cosas que no abordamos en esta historia, pero Yessica comentó a Intertextual que en un trabajo que logro obtener ya en el exilio sufrió acoso sexual y tuvo miedo de denunciar porque no tenía documentos “me decían que si yo tenía problemas con la policía me iban a deportar y yo no quería que me deportaran porque en Nicaragua estaba corriendo peligro mi vida.


Ellos han vivido en carne propia lo que pasa un refugiado o exiliado político, por eso refiere que con el emprendimiento que ya está surgiendo en un futuro quieren devolverle un poco de lo que han recibido, porque, los migrantes los refugiados esos son sus mayores clientes.


“Unos de nuestros objetivos nos hemos venido dando cuenta que como emprendimiento es poder crecer ser empresa generadora de empleos formales para la población migrante, solicitantes de refugios y refugiadas, porque tenemos claro que es uno de las grandes limitantes que sufren esa población en Costa Rica”.


"El migrante le cuesta obtener un empleo digno, muchas veces se aprovechan y abusan de nuestros derechos, como migrantes y nos quieren pagar un salario bajo sin seguro", añade Yessica.


Y&Y es una micro empresa, reconocida por el Ministerio de economía en Costa Rica, tiene su marca registrada, ya tributan en hacienda, confiesa orgullosa nuestra entrevistada.

En Nicaragua esta joven tenía proyectos diferentes quería abrir con su esposo una farmacia propia, pero ahora ve lo que están viviendo con optimismo, diciendo que todo pasa por algo “Si Dios nos permitió salir fue con un propósito, las oportunidades se dan o uno mismo las crea, hay que saber. De algo malo está surgiendo algo bueno del dolor por que uno siempre extraña a su familia, pero de ese mismo dolor de ahí sale la fuerza para salir adelante para ver más allá de futuro”.