top of page
Copy of Infórmate más de esta y otras noticias en nuestro canal de videos (800 × 140 px).png
  • Foto del escritorIntertextual

Las comunidades indígenas en la Costa Caribe “vivimos un apocalipsis”


“Alrededor de más de 50 indígenas han sido asesinados por causa de las invasiones. Ninguno de los autores de los delitos han sido arrestados, al menos públicamente no lo han dado a conocer,” dice Limborth Bucardo.

contacto@intertextualcr.com

Las comunidades indígenas en la Costa Caribe en Nicaragua, lleva años siendo golpeada por la pobreza y la violación a los derechos de la propiedad, principalmente Miskitos y Mayangnas.


Limborth Bucardo, vice coordinador de la organización Prilaka; hace un llamado a mayor beligerancia para proteger estas comunidades de la invasión, destacó.

“Es importante entender que las comunidades indígenas desde hace muchos años hemos venido enfrentando la resistencia contra la colonización, entre otros factores externos e internos que afectan la armonía, el desarrollo, la autonomía de los pueblos”. A están afectaciones se les suma la de repercusiones ambientales climáticas, y la imposición de las autoridades tradicionales.


Para el joven y líder comunitario se está deteriorando “el tejido social” en esas comunidades, con la “imposición de partidos políticos tradicionales que, a lo largo de la historia, no ha logrado cumplir, las demandas de nuestros pueblos,” reciente.

Indígenas de la Costa Caribe, se manejan en “resistencia a la colonización que afectan y factores externos que afectan la economía y desarrollo de estos pueblos”, bajo el desamparo de un gobierno central “permisivo.”



Limborth Bucardo señala que, en los últimos años desde el año 2010 en adelantes las comunidades indígenas “vivimos un apocalipsis, una crisis grave y cruel con énfasis a la oleada de invasión de colonos, acompañados por sus crímenes que viene cometiendo a la población principalmente Miskita y Mayagna. Casos que muy pocas veces se da a conocer en contra de nuestra población”.


Los colonos son personas naturales o jurídicas que alegan haber adquirido legalmente propiedades dentro de los territorios titulados pese a la normativa aplicable a la propiedad comunal, que impide la adquisición de cualquier tipo de derechos sobre ésta. Por su parte, las poblaciones indígenas han denunciado una “invasión” por parte de colonos, que han ocupado y se han asentado ilegalmente en sus territorios ancestrales y que, en ocasiones, poseen también documentos que aparentan la legalidad de su ocupación.


Bucardo explica que los Colonos “son campesinos mestizos provenientes de otras comunidades del país, por ejemplo de la zona norte, centro u occidente, que han estado invadiendo los territorios indígenas por el uso de la fuerza, con el uso de las armas”, pero tambien aclara “ sabemos que no todo mestizo es colono, no todo campesino mestizo es colono, colono es aquel que invade los territorios y comete delitos contra el pueblo nativo, a eso nosotros le llamamos desde nuestro lenguaje colonos.”


Actualmente de los 17 territorios en el Caribe Norte al menos 15 territorios están invadidos en su totalidad. La invasión consiste en el despojó de las áreas fértiles, áreas boscosas. Debido a eso las áreas de producción de los indígenas para poder trabajar están reducidas, y son amenazadas con tomárselas.


Según el Centro Legal de Asistencia de los Pueblos Indígenas, CALPI. en la década de los noventa el gobierno nicaragüense otorgó a la empresa surcoreana SOLCARSA los derechos de explotación maderera de esta zona, a pesar de estar protegida por ley. Como consecuencia, se inició un proceso en el Sistema Interamericano de Derechos Humanos que concluyó con una sentencia de la Corte en agosto del 2001, ordenando al Estado de Nicaragua el delimitar, demarcar y titular los territorios pertenecientes a comunidades indígenas. Gracias a esta sentencia, en el 2005 se implementó una ley (Ley No. 445) que estableció un proceso de demarcación y titulación de territorios.


Bucardo manifiesta que la comunidad indígena se apega a ese marco legal jurídico y la constitución política de Nicaragua “donde mandata el derechos reconocimiento de las tierras y el uso y costumbre de las tierras y los recursos naturales por parte de los nativos”. La constitución política mandata que el gobierno debe crear mecanismos para garantizar que se cumplieran esos mandatos, “sin embargo hasta el momento no se ha cumplido” señala el líder.

Bucardo asegura que, “alrededor de más de 50 indígenas han sido asesinado por causa de las invasiones. Ninguno de los autores de los delitos ha sido arrestados, al menos públicamente no lo han dado a conocer”. Además de los asesinatos, tambien se han registrado, secuestro, violaciones sexuales despojo forzoso, provocación de desplazamientos forzosos, algunos desplazados de sus parcelas, otros se han salidos de sus comunidades y se han visto a las cabeceras municipales, añade Bucardo que “ninguna de las víctimas ha recibido justicia.”





Existe otro factor preocupante los colonos que están en las montañas equipado de arma de artillería pesada, reconocidas como de guerra, las armas que usan son: UZI, R15, M60. Los comunitarios han pedido protección del ejército, a la policía, pero no obtienen respuesta.

Los comunitarios demandan que las autoridades velen por la seguridad de ellos. Existen el batallón ecológico facultado a velar y resguardar las reservas naturales, “sin embargo se han visto muy pocas acciones por parte de esta institución, es importante manifestar que le gobierno tiene obligaciones y compromisos con los territorios indígenas” dice el líder comunitario.


El contexto de crisis sociopolítica desde abril 2018 en Nicaragua, se ha potenciado la crisis humanitaria y de derechos humanos en que se encuentran las comunidades indígenas Miskito de la Región Autónoma de la Costa Caribe Norte de Nicaragua. A pesar de las medidas ordenadas por la CIDH y la Corte IDH, la falta de acción gubernamental para prevenir y sancionar los ataques contra las comunidades indígenas continúa y se ha creado un ambiente de impunidad que permite la permanencia de constantes agresiones.



Ante esta situación, la Corte IDH, amplió las medidas provisionales en 2020 a fin de proteger y garantizar la vida, integridad personal y territorial e identidad cultural en favor de los miembros de la comunidad de Santa Clara y señaló que persisten los actos de agresión, hostigamiento y amenazas a miembros de la comunidad.


“Desde las comunidades indígenas demandamos a las instancias correspondientes, policía ejército, defensores de derechos humanos, que pueda atender las demandas de nuestro pueblo, las comunidades indígenas se encuentran amenazadas”, advierte Limborth Bucardo.

bottom of page