BAnners_Mesa de trabajo 1.png

Navidad: una época de tradiciones perdidas


Las tradiciones navideñas han sufrido cambios en muchas de las familias costarricenses debido a la pérdida de costumbres


contacto@intertextualcr.com

Seguramente, alguna vez ha escuchado la frase “es que la navidad ya no es como antes”; y sí, en efecto los costarricenses han sufrido cambios en las tradiciones navideñas que marcaron la infancia de muchas personas y que ahora, se quedan más como un recuerdo que como una Navidad. ¿El por qué?, la pérdida de costumbres en muchas de las familias ticas, han ocasionado esta situación.

El tradicional “avenidazo”, es una de las tradiciones que muchos costarricenses han llegado a dejar de lado. Si bien, la pandemia del COVID-19 ha mermado que las personas salgan a llenar las calles, desde antes de la situación pandémica actual se ha visto como menos gente sale al famoso avenizado, como hace algunas décadas se hacía en familias enteras que recorrían por la capital costarricense.

Otra tradición que se ha perdido, es la cocción en familia de los tamales. O al menos así lo dice Carlos Rodríguez, dueño de un negocio de comidas el cual cada diciembre vende maíz y masa para que las familias cocinen los famosos tamales, los cuales a pesar de que se mantienen como una gran tradición en Costa Rica, cada vez la preparación cambia:

“Antes las personas venían y compraban maíz, porque ellos lo cocinaban a la leña o al aire libre y se reunían en familias a luego moler ese maíz para hacer masa. Ahora, aunque haya familias que sigan esto, la mayoría de gente viene y compra masa para que uno o dos familiares hagan tamales y luego se repartan entre todos. Yo creo que se ha perdido mucho el amor para hacer las tradiciones”, indicó Rodríguez.

Don Carlos también recuerda que antes su negocio se llenaba para navidad de familias que “inauguraban” la época comiendo tamales, lo cual siente que se ha dejado de lado en los últimos años.

“Antes venía un montón de gente a inicios y mediados de diciembre a comer tamales y la mayoría venían con 5 personas de la familia para arriba. Ahora hay más encargos de servicio exprés que personas que se juntaban para lo que se llama la tamaleada y eso antes del COVID también pasaba”

A pesar de ser un país donde la religión católica es la oficial del Estado, los rezos del niño cada vez son menos, donde en décadas anteriores después del 26 de diciembre, cada vez que salíamos a la calle veíamos casas llenas de personas con una gran fiesta, la cual era un rezo al niño.

Muchas personas también participaban de las famosas posadas, que se organizaban en comunidades para visitar iglesias, casas o celebrar reuniones en el parque de la comunidad recreando la búsqueda de José y María previo al nacimiento de Jesús de Nazaret. Desde hace una década aproximadamente, las posadas decayeron a tal punto de desaparecer en muchas comunidades costarricenses.

A pesar de esto, la navidad siempre reinará como una época que siempre se espera durante el año, llena de felicidad, amor y paz que une a las familias y crea lazos y momentos inolvidables y cada familia y cada persona, hace de esta época una celebración a su manera.