BAnners_Mesa de trabajo 1.png

"No se puede ir a dialogo, con alguien que incumple acuerdos", sostienen opositores


Organizaciones de la oposición “exigen al gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo, cumpla con las demandas que pide pueblo"

contacto@intertextualcr.com

Este jueves 06 de enero de 2022, ciudadanos nicaragüenses dentro y fuera del país de distintas organizaciones democráticas ofrecieron una declaración conjunta donde rechazan rotundamente el “falso dialogo” que planifica Daniel Ortega después del 10 de enero.

En la misiva presentada a nivel publica las organizaciones firmantes declaran: “Exigimos las condiciones habilitantes que debe cumplir la dictadura Ortega-Murillo para un proceso que conduzca al restablecimiento de la democracia.”


“Estamos rechazando ese falso dialogo porque ahí no está la verdadera oposición y por mas que se diga que nosotros como opositores estamos divididos no es cierto, porque hoy en días estamos llamando a esta ilegitimidad de Ortega, no hay grupo de oposición que lo declara legítimo”, declaró el profesor Gabriel Potoy, exiliado y exreo político.

La opositora Mery Rodríguez emitió un mensaje a la nación en torno a aproximarse el 10 de enero, en su intervención destacó que el pueblo nicaragüense ha ejercido su soberanía manifestando un rechazo masivo a la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo en dos ocasiones, puntualiza.


“ La primera fue en abril 2018 llenando las calles de Managua y muchas otras ciudades del país portando la bandera nacional para demandar la salida del poder del dictador y sus aliada. La segunda ocasión fue el 07 de noviembre del 2021, cuando el pueblo dejo desiertas todas las calles del país, así como dejo vacías las urnas en las juntas receptoras de votos “enfatiza.

Según registro de organizaciones independientes el 80% ciudadanía se negaron a participar en la farsa electoral donde Daniel Ortega planifica eternizarse en el poder.

En las manifestaciones todas pacificas por el pueblo de Nicaragua, la única protección que llevaban a cuestas era cobijarse con la bandera Azul y blanco, momento que fueron diluyéndose pero, el 07 de noviembre se volvió a manifestar con el silencio y la ausencia en la Urnas electorales.


“La dictadura en su feroz represión cometió crímenes de lesa humanidad al disparar con armas de guerra a la población que ejercía sus derechos constitucionales, poniendo fin a las manifestaciones cívicas “recuerda Rodríguez, ante esta situación añade.


“Las organizaciones instan a toda la oposición del país a; ser coherente y asumir en una sola voz y unidad el clamor del pueblo nicaragüense que sostiene el grito ¡que se vayan ya! Que se conduzca una resistencia organizada dentro y fuera de Nicaragua, como único camino para recuperar las libertades constitucionales, las libertades de las personas presas políticas y una patria en paz para todas y todas”.

Las organizaciones en una segunda sección el día de hoy 06 de enero, afirmaron en su comunicado:

“La dictadura Ortega-Murillo es un régimen ilegitimo. El pueblo de Nicaragua rechazó la farsa del 7 de noviembre, quedándose en casa y repudiándola. En base a “las evidentes circunstancias” la resolución del 12 de noviembre de la Asamblea General de la OEA declaró que “…las elecciones de 7 de noviembre en Nicaragua no fueron libres, justas ni transparentes y no tienen legitimidad democrática…” y que “… las instituciones democráticas en Nicaragua han sido seriamente socavadas por el Gobierno…”

Añade el comunicado que “las instituciones del Estado han sido destruidas por la dictadura Ortega-Murillo”; y que por lo tanto no existe un Estado de Derecho en Nicaragua.

De manera categórica las organizaciones firmantes exigen que el gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo, cumpla con las siguientes demandas imprescindibles e irrenunciables:

1. Libertad inmediata e incondicional de los 170 presos políticos víctimas de tratos inhumanos, degradantes, de aislamiento y tortura, y otros que han sido arbitrariamente capturados y procesados. También exigimos la declaración de nulidad de los procesos penales para restituir sus derechos civiles y políticos.

2. El cumplimiento de todas las obligaciones asumidas en el Acuerdo para Fortalecer Los Derechos y Garantías Ciudadanas del 29 de marzo de 2019, firmado entre representantes de la dictadura y de la oposición democrática nicaragüense, en cuyo texto se destacan los siguientes puntos que no han sido cumplidos por el régimen:

a. El cese del estado policial y desarme de grupos paramilitares

b. El retorno seguro de los exiliados, con plenas garantías y seguridad personal y familiar

c. La restitución de todas las garantías civiles y políticas de la ciudadanía nicaragüense

d. Garantizar el irrestricto derecho a la libertad de expresión

Además de ignorar dichos acuerdos, la dictadura también descartó el establecimiento de un mecanismo de supervisión y monitoreo por parte de Garantes nacionales e internacionales.

3. Devolución de la personería jurídica y de los bienes de las organizaciones de la sociedad civil que han sido injustamente despojadas, y la devolución de los medios de comunicación, entre ellos La Prensa y otros, a sus propietarios. Así mismo, el cese a los allanamientos ilegales.

4. Derogar las leyes represivas que fueron aprobadas con el objetivo de criminalizar a la oposición y limitar la participación política de la ciudadanía, así como las leyes canaleras que violan la soberanía nacional, en particular la Ley 840.

5. El retorno inmediato de los órganos internacionales de derechos humanos, como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Oficina de la Alta Comisionada de Derechos Humanos (OACDH) de Naciones Unidas.

6. El establecimiento inmediato de un cuerpo de garantes internacionales compuesto por representantes de Naciones Unidas, de la Organización de Estados Americanos, y de la Unión Europea. Este cuerpo vigilará y reportará periódicamente el cumplimiento de las condiciones habilitantes.

Ante esta premisa el objetivo de esta concertaciones de organizaciones es que están trabajando por Nicaragua, refiere Alexa Zamora de la Unidad Nacional Azul y Blanco “ estamos construyendo una unidad que no se decretar para derogar a la dictadura” concluye diciendo que el mensaje que quieren trasmitir es de esperanza “ pese a que en este momento no se ve una salida y la noche se ve oscura siempre que exista la vocación de democracia en cualquier nicaragüenses vamos a tener la esperanza de una Nicaragua Libre con paz y democracia donde todos posamos vivir”, destacó.