BAnners_Mesa de trabajo 1.png

Novela cap#4: "El diario de una puta"

06 de Mayo de 2000


Hoy solo escribo la reconstrucción de varios pedazos rotos... Un zombi que se pasea por el mundo sin pena ni gloria y que simplemente existe porque tiene que existir....


El día de ayer conocí a la novia de Sebastian... Al final desperté de la fantasía que me había construido... Al final me di cuenta de lo absurdo e idiota que es el amor y la existencia del mismo.. Caminaba por multiplaza del este... Lo ví venir hacia mi y como en película en cámara lenta ví su cara de terror al mismo tiempo que una apuesta joven de tez rubia salía de una tienda para abrazarlo y agradecerle una bolsa que parecía había salido bastante onerosa.


Nos vimos a los ojos pero fingí total ignorancia sobre aquel tipo. Me detuve por segundos a ver como ambos se besaban amorosamente y en una fracción de segundos el abrió sus ojos y mientras la besaba cruzó las miradas conmigo... Con la puta... Con la que solo sirvió para escucharle y darle un poco de placer cuando posiblemente esa frígida rubia no puede dárselo. Cuando ella no quiera arruinar su cuerpo de gimnasio con las manos toscas y sucias de él que acarician con desenfreno como si nunca le fuera permitido acariciar.


Ahora entiendo que tan absurdo y que tan irracional es el mundo. En que momento me permiti fantasear con algo que no pertenecía a mi realidad, con alguien que tan solo era otro cliente que se acercaba a disfrutar de mi cuerpo pagando el precio justo del placer de buena calidad. Hoy me vuelvo a ver al espejo y me escupo y maldigo pues tenía para esta fecha varios días pensando en las ganas que tenía de volverle a ver, de volver a saborear sus besos y recoger las limosnas de amor que arrojaba al piso pero que con gusto yo recogía porque eran gotas que humedecen mi roído y agrietado corazón. Pero es que la culpa de todo esto es al final mía porque me permitió saborear los postres que no se sirven usualmente en mi restaurante. Ahora toca salir a trabajar otra vez Ale, toca maquillar al payaso y salir a fingir la sonrisa de nuevo. A provocar y complacer para ganarse el sustento de la familia y el propio. A ser Puta porque es al final lo que soy...


Por: Fran Agüero

06 de Mayo de 2000


Hoy solo escribo la reconstrucción de varios pedazos rotos... Un zombi que se pasea por el mundo sin pena ni gloria y que simplemente existe porque tiene que existir....

El día de ayer conocí a la novia de Sebastian... Al final desperté de la fantasía que me había construido... Al final me di cuenta de lo absurdo e idiota que es el amor y la existencia del mismo.. Caminaba por multiplaza del este... Lo ví venir hacia mi y como en película en cámara lenta ví su cara de terror al mismo tiempo que una apuesta joven de tez rubia salía de una tienda para abrazarlo y agradecerle una bolsa que parecía había salido bastante onerosa.


Nos vimos a los ojos pero fingí total ignorancia sobre aquel tipo. Me detuve por segundos a ver como ambos se besaban amorosamente y en una fracción de segundos el abrió sus ojos y mientras la besaba cruzó las miradas conmigo... Con la puta... Con la que solo sirvió para escucharle y darle un poco de placer cuando posiblemente esa frígida rubia no puede dárselo. Cuando ella no quiera arruinar su cuerpo de gimnasio con las manos toscas y sucias de él que acarician con desenfreno como si nunca le fuera permitido acariciar.


Ahora entiendo que tan absurdo y que tan irracional es el mundo. En que momento me permiti fantasear con algo que no pertenecía a mi realidad, con alguien que tan solo era otro cliente que se acercaba a disfrutar de mi cuerpo pagando el precio justo del placer de buena calidad. Hoy me vuelvo a ver al espejo y me escupo y maldigo pues tenía para esta fecha varios días pensando en las ganas que tenía de volverle a ver, de volver a saborear sus besos y recoger las limosnas de amor que arrojaba al piso pero que con gusto yo recogía porque eran gotas que humedecen mi roído y agrietado corazón. Pero es que la culpa de todo esto es al final mía porque me permitió saborear los postres que no se sirven usualmente en mi restaurante. Ahora toca salir a trabajar otra vez Ale, toca maquillar al payaso y salir a fingir la sonrisa de nuevo. A provocar y complacer para ganarse el sustento de la familia y el propio. A ser Puta porque es al final lo que soy...