BAnners_Mesa de trabajo 1.png

OEA: Embajador de Nicaragua denunció que en Nicaragua hay dictadura y falta de libertades



Arturo McFields, Embajador que representaba intereses del gobierno de Daniel Ortega ante la OEA hasta el día de hoy 23 de marzo; afirmando “tengo miedo,” no aguanto y denunció: “La dictadura de mi país no es fácil, pero seguir guardando silencio y defender lo indefendible es imposible.”



Arturo McFields, desde su posición como embajador, hablo por el pueblo de Nicaragua sin que nadie imaginara que eso iba a pasar. Seguro todos los países presenten creían que el discurso iba a ser el mismo, que han visto leyendo a los representantes del gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo, pero esta vez fue diferente.

El embajador de Nicaragua dijo «Tomo la palabra el día de hoy en nombre de más de 177 presos políticos y más de 350 personas que han perdido la vida en mi país desde el año 2018; tomo la palabra en nombre de los miles de servidores públicos de todos los niveles, civiles y militares y aquellos que hoy son obligados por el régimen de Nicaragua a fingir y a llenar plazas y repetir consignas, porque si no lo hacen pierden su empleo» Esta es una confesión que automáticamente inhibe a McFields de seguir representando al gobierno de Nicaragua.


El embajador que también es periodista de profesión llamó este miércoles "dictadura" al gobierno Ortega Murillo, y denunció la falta de libertades, y la existencia de "presos políticos" y "poderes fácticos; suscribiendo lo que defensores de derechos humanos oposición y medios de comunicación independientes han venido denunciando desde inicios de la crisis social en abril 2018 y sistematizado en informes.


“Denunciar la dictadura de mi país no es fácil, pero seguir guardado silencio y defender lo indefendible es imposible, tengo que hablar señor presidente, aunque tenga miedo, tengo que hablar, aunque mi futuro y el de mi familia sean inciertos, tengo que hablar porque si no lo hago las piedras mismas van hablar por mi” afirmó en una sorpresiva intervención.



Para el Periodista y profesor nicaragüense Alfonso Malespín, las declaraciones de McFields fue en un momento totalmente inesperado y de gran valor por el cargo que ejerce dentro del gobierno de Nicaragua. “se trata de una persona de tal confianza que había sido agregado de prensa durante de mucho tiempo en La Embajada de Nicaragua en Washington y posteriormente miembro de la delegación de Nicaragua en la OEA.”

Para Malespín, este aconteciendo salido de la nada, puede acarrear reacciones contra el gobierno reelecto de Nicaragua y sus pretensiones de crear un gobierno Único. “denuncias como estas van a continuar abonando al debilitamiento interno y externo de un régimen que pretende llegar a un partido único una dinastía familiar parecida o superior en cuanto al control y recursos a la de Somoza Debayle”.


El periodista recuerda que el gobierno de Ortega se declaró “víctima de un supuesto golpe de estado fallido” en él 2018; en esas aseveraciones medios independientes y periodistas han sido señalados como cómplices de ese supuesto golpe de estado una estrategia para desacreditar su trabajo. Una de las piezas propagandísticas es “desacreditar el trabajo de todos los medios que no están bajo su control, para eso utiliza diferentes herramientas una es desacreditar su credibilidad, pero hay que recordar que la verdad cae siempre por su propio peso” afirma Malespín.


“No es de sorprenderse que siempre haya la intención de tratar de destruir a credibilidad de los medios, de las personas y de las organizaciones que critican o se oponen al gobierno, porque el gobierno ha estado en guerra contra la población, de las organizaciones civiles de los periodistas, porque contrarían sus intenciones y sus discursos” añade el periodista.

El embajador nicaragüense, acreditado ante la OEA el 5 de noviembre de 2021, dijo que días antes de anunciar el retiro de Nicaragua de la OEA, hubo reunión en cancillería y un equipo de asesores presidenciales donde sugirió la liberación de unos “30 presos políticos de la tercera edad y a otros 20 reos comunes cuya salud merecía estar en consideración” explico las razones y “nadie me hizo caso” indicó, a la vez afirmó "En el gobierno (dictadura) nadie escucha y nadie habla. Lo intenté varias veces, durante varios meses, pero todas las puertas se me cerraron".



También denunció la cancelación de universidades privadas y la cancelación de 137 oenegés. Y dijo que "170 mil nicaragüenses han huido del país y otros más siguen huyendo mientras yo estoy hablando en este momento".



Arturo McFields dice tener esperanzas y que la gente está cansada de la situación del país “La gente de adentro del gobierno, la gente de afuera está cansada de dictadura y de sus acciones y cada vez van a ser más los que digan basta; porque la luz es mas fuerte que las tinieblas por que el amor es mas fuerte que el odio por que se pueden engañar a la gente por un tiempo, pero no todo el tiempo. Dios a veces tarde, pero Dios nunca olvida” finalizó diciendo.


Luis Almagro manifestó en Twitter “valoramos el coraje del Embajador de Nicaragua Arturo McFields Yescas y su compromiso con los valores de la OEA. Ésta es la posición éticamente correcta.”

Por su parte Edipcia Dubón activista prodemocracia nicaragüenses y defensora de los derechos de las mujeres, comentó a Intertextual, que se vio sorprendida de las declaraciones del Embajador de Nicaragua quien hablo con coherencia dijo. “La coherencia con la que actuó el día de hoy, una coherencia en la que evidencia las violaciones el estado de facto, la falta de libertades, la falta de garantías que hay en Nicaragua; pero sobre todo pone sobre la mesa el proceso de descomposición interna de la dictadura y como se va desquebrajando.”


la dignidad del ser humano puede tomar un rol importante para recolocar las actuaciones equivocadas de las personas, afirma “Se ha hecho una denuncia oficial, en la representación del embajador de la OEA de lo que pasa en Nicaragua; es un momento inédito que puede desencadenar una serie de procesos en términos de reacciones internacionales”. Sin embargo, la defensora de derechos humanos advierte que McFields “pone en riesgo su vida, pero ha tomado el lado correcto de la historia”.

Dubon recordó que durante la Dictadura de Somoza la denuncia se hizo desde la silla de Panamá, “casi 40 años después la denuncia de la dictadura de Ortega se hace desde la misma silla; de la silla de Nicaragua. “señaló.


La imposición social es la estrategia a seguir, dice Oscar René Vargas sociólogo y analista político de amplia trayectoria.


“Decíamos que Nicaragua vivió entre abril 2018 a marzo de 2019 una fase de explosión social…Para derrocar a la dictadura sólo era posible a través de implementar la estrategia de la IMPLOSIÓN social, es decir, el movimiento social debería de actuar como las termitas carcomiendo desde adentro los principales pilares de la dictadura. “expone.

Nicaragua, no esperaba que algo nuevo surgiera, la denuncia a todas voces de un alto funcionario del gobierno el representante del gobierno de Ortega ante la OEA, señalando los abusos de poder del gobierno de Ortega Murillo, desde abril 2018. La situación a causado conmoción y subido los ánimos en Nicaragua.


Vargas menciona que “La renuncia/denuncia del Embajador de la dictadura en la OEA la dictadura recibe un duro golpe que tendrá efectos colaterales entre los funcionarios tanto al interior como en el exterior. Añade “que el trabajo político tiene que estar orientado a favorecer la IMPLOSIÓN del régimen”.


El gobierno de Ortega a través del Ministerio de Relaciones Exteriores en una nota de prensa, después que las denuncias de Embajador se hicieron públicas a nivel nacional e internacional, informo: El señor Arturo McFields no nos representa, por lo cual ninguna declaración suya tiene validez.” “Nuestro representante ante la OEA es el Embajador Francisco Campbell Hooker.”