BAnners_Mesa de trabajo 1.png

ONUSIDA advierte freno de lucha contra el VIH en los dos últimos años


Por: Redacción Intertextual/ contacto@intertextualcr.com

Este miércoles 27 de julio, El Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre VIH/Sida, conocido como ONUSIDA, presentó su informe mundial de 2021 sobre el Sida. El estudio destaca que, “el número de nuevas infecciones a nivel mundial se redujo solo un 3,6% entre 2020 y 2021, el menor descenso anual de nuevos contagios por el VIH desde el 2016.”


Los datos que ofrece el estudio, es que pese a la eficacia del tratamiento contra el VIH y el trabajo permanente en prevención y tratar la infecciones oportunamente, la pandemia del Sida cobró el año pasado 650,000 muertes.


La Pandemia del Covid-19 y otras crisis que se generan en distintos territorios a nivel mundial, ha afectado en gran manera los avances contra el VIH, reduciendo los recursos contra la enfermedad. Dentro de los registros del informe se destaca que Europa del Este, Asia Central, Oriente medio, el Norte de África y América Latina siguen en aumento las infecciones de VIH desde hace varios años atrás.


ONUSIDA menciona que, hubo un lado positivo, en África Occidental y Centra y el Caribe donde se originó valiosos descensos de las nuevas infecciones del VIH, sin embargo, en estas regiones la respuesta oportuna a esta enfermedad se ve afectada por la escasez de recursos.


La directora ejecutiva de ONUSIDA Winnie Byanyima dijo en la presentación del informe. “Estos datos muestran que la respuesta mundial al Sida esta en grave peligro” advierte que la opción es que se debe avanzar rápidamente para no perder terreno con las otras pandemias como el Covid-19, desplazamientos masivos, crisis sociopolíticas, entre otras.


ONUSIDA, expone que la falta de respuesta y progreso en los tratamientos oportunos provocó que en el año 2021 se registran cerca de 1,5 millones de nuevas infecciones de VIH, la cifra supera en más de un millón los objetivos contra esta enfermedad mundial, donde la mayor causa de infección es por uso de drogas inyectables y trasmisión sexual.


Otra de las formas por las que se marca la falta de respuesta a las infecciones de VIH son las desigualdades donde las mujeres y niñez lideran el numero de nuevas infecciones durante el año 2021, con un contagio cada dos minutos, asevera la organización.


El crecimiento de VIH en clave de género, en particular para las mujeres jóvenes y las niñas africanas, coincidió con la interrupción de los servicios de tratamiento y prevención de la enfermedad, con millones de niñas que se quedaron sin asistir a la escuela debido a la pandemia de Covid-19, y por el aumento de los embarazos adolescentes, junto a la violencia de género.


Las desigualdades de género y la violencia de género son la causa principal de ese riesgo, estos tipos de violencia privan a las mujeres y niñas de sus derechos humanos fundamentales, incluido el derecho a la educación, la salud y las oportunidades económicas. Esto acrecienta el riesgo de infecciones por VIH y bloquea el acceso a los servicios.

El dato que se muestra de comparación es que las adolescentes y mujeres en África Subsahariana tienen tres veces mayores probabilidades de adquirir en VIH que adolescentes y hombres jóvenes.

ONUSIDA corrobora que las desigualdades no se dan en forma natural explica “son el resultado de acciones políticas y programáticas que dividen en vez de suma.” Entre los ejemplos apunta grupos que por muchos años han sido marginados y criminalizados por sus identidades y expresión de género, orientación sexual y medios de subsistencia. El nuevo análisis incluido en la informe muestra la correlación positiva “entre mejores resultados en materia de VIH y la adopción de leyes que promueve la no discriminación”.


Un estudio procedente de África Subsahariana reveló que “la prevalencia del VIH entre trabajadores sexuales era del 39% en países que se criminaliza el trabajo sexual, en comparación con el 12% en países donde el trabajo sexual estaba parcialmente legalizado”.

“llevamos 40 años luchando contra el VIH. Tanto los éxitos como los fracasos no han enseñado que no podemos ni prepararnos para una pandemia i derrotarla amenos que acabemos con las desigualdades, promovamos enfoques centrados en las personas y basados en los derechos, trabajemos junto con las comunidades para llegar a todos los que lo necesitamos”, exhortó la directora ejecutiva de ONUSIDA.


El informe también muestra que los tratamientos antirretrovirales no llegan a todas las personas que conviven con el VIH. “Aunque las tres cuartas partes de todas las personas que conviven con el VIH cuentan con acceso al tratamiento, todavía hay diez millones de personas que no lo tienen.” Aseguran que es necesario atacar las desigualdades a nivel mundial de lo contario, las infecciones superarán los 1,2 millones en 2025 en el que los Estados Miembros de las Naciones Unidas se fijaron de objetivo llegar a menos de 370,000 nuevos contagios.


Para frenar más contagios es necesario la solidaridad internacional. Los recursos internacionales para el VIH en el año 2021 fueron apenas de 6% inferior al año 2010. “Todavía es posible que los lideres vuelvan a encausar la respuesta para acabar con el Sida en 2030” concluyo Byanyina.