BAnners_Mesa de trabajo 1.png

Oscar Arias: “Nicaragua es una dictadura en todas sus dimensiones”


El expresidente costarricense se refirió al tema de las elecciones en un foro virtual

Por: Andres Chacon

contacto@intertextualcr.com


El expresidente de Costa Rica, Óscar Arias, conversó en el foro “Elecciones 7/11 Nicaragua, un proceso ilegítimo” sobre la situación actual de Nicaragua y el camino rumbo a las elecciones para aspirar a la presidencia el próximo noviembre; Arias, indicó que “Nicaragua es una dictadura en todas sus dimensiones”. En el foro estuvieron presentes la Fundación Arias, NEXO Sur-Norte y National Endowment for Democracy.



Arias, manifestó al comienzo de su discurso que “solo unos pocos fanáticos defienden el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo”, dejando en claro que Nicaragua atraviesa por una dictadura total. El expresidente también aludió a que, con la firma de Daniel Ortega en el Plan de Paz, solo se hizo una “pantomima” y expresó que “no fue para eso por lo que murió Sandino”.




La defensora de Derechos Humanos Bianca Jagger también enfatizó sobre lo dicho por Arias, criticando fuertemente estas pantomimas que denota el Gobierno de Daniel Ortega, Jagger recalcó que hace un llamado a nivel internacional para no dejarse engañar por un “cruel dictador”, refiriéndose a Daniel Ortega. Bianca añadió una propuesta internacional para sancionar a Ortega.


Jagger también manifestó a los países democráticos que declaren como resultados ilegítimos los conseguidos para el 7 de noviembre en las elecciones presidenciales, ya que es un atropello a los Derechos Humanos por el encarcelamiento y eliminación de los partidos opositores al régimen


Además, el expresidente Arias indicó que es frustrante ver como Nicaragua aguarda el retorno de la democracia pero que siempre se devuelve al mismo sitio donde está actualmente y añadió que esta espera al retorno de la democracia, se viene dando desde el año 2006, cada 5 años (período en el que son las elecciones presidenciales nicaragüenses).



El exmandatario indicó, al cerrar su discurso, que “ojalá que el pueblo nicaragüense nunca pierda la esperanza”, ya que como él mismo indicó, en Nicaragua hay una falsa democracia, que se quiere ocultar a nivel internacional.


Cada vez más se siente la presión hacia el régimen de Ortega por parte de activistas de Derechos Humanos, personas allegadas a la política y ciudadanos por una soberanía en las elecciones del próximo 7 de noviembre.