top of page
Sin título-3-02.png

¿Por qué no me dejan verte?, el clamor de hija del periodista preso político Miguel Mendoza


Por: Redacción Intertextual/ contacto@intertextualcr.com

El sufrimiento de una niña de ocho años, por ver a su padre, la tiene afectada física y emocionalmente, es el caso de la hija del periodista y cronista deportivo Miguel Mendoza quien cumple hoy 428 días de estar preso “injustamente.”


Margin Pozo, madre de la niña también periodista, junto a toda la familia de Mendoza exhortan a las autoridades de la Dirección de Auxilio Judicial y gobierno Ortega Murillo permitan a padre e hija verse nuevamente. “demandamos que le permitan a Alejandra, ver a su papá Miguel Mendoza, tiene 14 meses de no verlo y abrazarlo.”

Este 23 de agosto, Alejandra escribió una pequeña carta donde se puede notar su frustración por esta separación forzosa, su mensaje es contundente “¡Papi! hoy desperté buscándote. He llorado mucho porque no me dejan verte, por favor vuelve a casa pronto. Estoy sufriendo mucho.”

Esta menor de edad tiene derecho de ver su padre, al igual que todos los hijos e hijas de personas presas políticas en Nicaragua. El artículo 21 de la ley 287 del Código de la Niñez y la Adolescencia en Nicaragua dicta: Las niñas, niños y adolescentes tienen derecho a su familia, por lo que no deberán ser separados de su madre y padre, salvo cuando la convivencia con uno o ambos padres representen un peligro para la vida, integridad física y desarrollo integral del menor.


Pozo menciona en uno de su post en redes sociales que, desde 21 de junio de 2021, última vez que Alejandra vio a su padre, los días para esta niña han sido de angustia y que la manera que ha encontrado para estar cerca de su papá es orar todos los días a todas horas y expresar su sentimiento en dibujos, dedicados “al amor de su vida” como le dice ella.


A Miguel Mendoza no le permiten recibir una llamada de su amada hija, a quien pide ver desesperadamente. Padre y su hija necesitan darse un abrazo para resistir esta tortura. “En estas últimas semanas ella ha recalcado de forma constante que necesita el afecto de su padre y lo mucho que lo extraña. Con lágrimas en los ojitos expresa: realmente necesito verlo, mi corazón está sufriendo” dice Margin a quien le ha tocado estar fortalecida en este proceso adverso con su hija.

El 21 de junio de 2022, el periodista independiente fue detenido por órdenes de Daniel Ortega y Rosario Murillo. Mendoza forma parte de una lista de más de 190 personas presas políticas en Nicaragua, según declaraciones de organismos de derechos humanos que reclaman su libertad junto a sus familias.


Pensar y expresar las ideas en Nicaragua se volvió un delito justificado en leyes que contradicen la Constitución Política de Nicaragua que en su artículo 30 expresa textualmente “Los nicaragüenses tienen derecho a expresar libremente su pensamiento en público o en privado, individual o colectivamente, en forma oral, escrita o por cualquier otro medio.”


El artículo 66, refiere: “Los nicaragüenses tienen derecho a la información veraz. Este derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas, ya sea de manera oral, por escrito, gráficamente o por cualquier otro procedimiento de su elección.”

“Todo este proceso es tan doloroso e injusto y sin causa alguna, la libertad de expresión es un derecho” reitera Pozo, mencionando los artículos de la Constitución Politica.


La crisis emocional de esta niña de ocho años es profunda por no poder ver a su padre, aunque ella ha pedido tener contacto con el de diferentes maneras; le han negado este derecho.

Según declaraciones de la familia en conferencias de prensa que el estado físico de Miguel Mendoza es preocupante “está muy delgado”; han destacado que padece de enfermedades crónicas como “diabetes y ácido úrico y su alimentación es inadecuada”, esto le provoca más daño en su salud y se evidencia en su deterioro físico. El periodista pasa incomunicado en “celda de castigo”, en sus 14 meses de estar privado de libertad solo le han permitido nueve visitas.


A ocho años de prisión fue condenado Miguel Mendoza por el supuesto delito de “Menoscabo a la integridad Nacional” por el juez sandinista Luden Martínez Quiroz García.

Margin recalca en sus publicaciones diarias donde demanda la libertad de su esposo que, Miguel Mendoza está cumpliendo una condena de ocho años injustamente y que es inocente “es un periodista digno, es un periodista que cumplía con compartir información a la ciudadanía nicaragüense y poder expresar ideas y pensamientos sobre todo a veces hacer critica de política públicas. Nada de esto es un delito,” cuestiona.

bottom of page