BAnners_Mesa de trabajo 1.png

Prueba de ADN delata a  hombre que  violó y asesinó a niño de 2 años en Waspán


Por: Redacción Intertextual/ contacto@intertextualcr.com

Una prueba de ADN, respalda la acusación que el Ministerio Público presentó en contra de Slayfer Stanly  Bons de 20 años, quien es señalado de violar y asesinar a un niño de dos años, en el municipio de Waspán de la Región Autónoma de la Costa Caribe Norte, RACCN.


El resultado del examen de ADN que se realizó en los fluidos corporales encontrados en las partes íntimas del menor coincide  en un 99  por ciento con el  perfil genético del acusado, quien permanece en la cárcel  de la ciudad de Bilwi,   de la RACCN,   a la espera del juicio programado para el 11 de agosto.


Con dicho resultado,  la fiscalía dejó acorralado al acusado,   ya  que será una de las pruebas contundentes que ofrecerá en el juicio.


El resultado de la prueba de ADN, fue ofrecido por la fiscalía en un escrito de ampliación de intercambio de información y pruebas, que presentó el 22 de julio en el juzgado de Distrito Penal de Adolescentes y Violencia de Bilwi.


"Hemos tenido el resultado del examen de ADN y se confirma que efectivamente el 99 por ciento es positivo" señala el escrito,    que se referiere  al análisis de las muestras encontradas en el cuerpo del menor  y que posteriormente fueron comparadas con el ADN del acusado.


Como se recordará el repudiable hecho se registró el 23 de junio en el barrio primero de mayo del municipio de Waspán, donde el acusado convivía desde hace 5 meses con la mamá del niño.


Ese fatídico día, la madre del niño salió de su casa a las 6 de la mañana,  para su centro de trabajo, dejando al menor dormido y bajo el cuidado del acusado.


Días atrás el menor quedaba bajo el cuidado de una tía, pero el acusado le insistió a su pareja que lo llegaran a traer, según la acusación.


Pero cuando el niño quedaba bajo su cuidado,  Stanly lo maltrataba y lo peor llegó en horas del mediodía del 23 de junio cuando procedió a ultrajarlo sexualmente. Mientras lo agredía sexualmente, también lo asfixió con un trapo que le colocó en la cara, para que nadie lo  escuchara llorar.


Luego trató de hacer creer que   el niño había fallecido por causa natural, ya que a las 3 de la tarde,  llegó  al comedor donde se encontraba trabajabando su pareja,  para decirle que el niño había fallecido y que estaba con fiebre y diarrea.