BAnners_Mesa de trabajo 1.png

Puente peatonal de microrregión de Jinotega representa un peligro por el mal estado


Por: Redacción Intertextual/ contacto@intertextualcr.com

Un puente colgante que conecta la microrregión de Wamblán,  del municipio de Wiwilí de Jinotega,  con otras comunidades aledañas, representa un peligro latente para las personas que  a diario cruzan  a pie o en moto debido al mal estado en que se encuentra.


La  advertencia la hacen pobladores  que temen que  en cualquier momento se registre una tragedia, por lo que piden a las autoridades municipales rehabilitar lo antes posible el puente que está sobre el río Wamblán.


Venancio Chavarría, habitante de esta microrregión, señaló que por el puente cruzan  aproximadamente 500 personas por día,  incluyendo niños que acuden a la escuela de Wamblán.

Aseguró que el puente permite la conexión del sector oeste de Wamblán con otras comunidades de la microrregión como El Venado, La Pita, Wamblancito, entre otras hasta llegar al casco urbano de Wiwilí.

"El puente de madera con barandas de malla, está ubicado exactamente entre los  Barrios José Mairena y Tierras de Nicaragua ", relató Chavarría quien hasta finales del 2020 fungió como concejal de Wiwilí.


De acuerdo con los habitantes consultados por Intertextual, el puente fue destruido  hace dos meses, por las fuertes lluvias registradas  la madrugada del primero de junio.


Ante la necesidad de cruzar de un lado a otro, los habitantes lo "remendamos pero no quedó bien y ahora ya es un peligro porque  no brinda estabilidad y  se va de lado  cuando uno va cruzando y peor en moto" refirió un poblador que prefirió omitir su nombre.


A Wamblán,  también se puede acceder en moto y a pie por otro puente colgante que se localiza en la parte este de la microrregión.

Según los habitantes, este puente se localiza entre el barrio El Castillo y el sector conocido como Martha Quezada y fue derribado por el río Wamblán tras una crecida que se registró a inicios de noviembre del 2020 producto de las torrenciales lluvias del huracán Eta.


"Pero la población,  unió esfuerzos con la iglesia católica y la iglesia evangélica Belén,  para reconstruir el puente con apoyo de la asociación francesa Tierras de Nicaragua y gracias a esta iniciativa los pobladores de ese sector y comunidades vecinas pueden transitar por ese lugar", explicó.


Según los habitantes, los vehículos únicamente pueden ingresar hasta el poblado de Wamblán en verano, cuando el caudal del río se los permite.