top of page
Sin título-3-02.png

“Quiero ver a Ana margarita, y constatar su situación”, la suplica de madre de presa política



Esta mañana del 30 de diciembre, con secuelas de las afectaciones de salud que tiene la

señora Pinita Gurdián, alzo la voz para demandar con angustia una información a la que considera creíble “recientemente mi hija Ana Margarita, fue agredida por parte de un oficial de alto rango de la Policía, "denunció.

Ana Margarita es lideresa política de Unamos, feminista y defensora de derechos humanos, recientemente cumplió seis meses de haber sido apresada y encarcelada en el Chipote junto a otras personas presas políticas.


Su madre hoy clama por verla para comprobar su estado, ante una información que tiene alertados a su familia completa y defensores de derechos humanos.

Según esa información, el hecho ocurrió en la madrugada del 19 de diciembre. “El oficial penetro en estado de ebriedad a la celda de la dirección de Auxilio Judicial donde Ana Margarita se encuentra secuestrada e incomunicada desde hace más de seis meses. La familia no sabe cuál es el tipo de agresión que sufrió Ana Margarita ni la dimensión de los daños.


La acusación por el Ministerio Publico en contra de Vigil es por el supuesto delito de conspiración “para cometer menoscabo a la integridad nacional”. A la líder política como a las demás personas presas políticas se les le negaron arbitrariamente e ilegalmente su libertad, su defensa, incluso han negado la posibilidad de recibir alimentos y frazada, así como tener una atención médica, señala la misiva extendida de parte de la familia de la presa política.

Incorporan a la demanda señalando que “las autoridades de Nicaragua tampoco han respetado las condiciones de detención establecidas en el marco de la Ley y de las Normas de Nelson Mandela”.


De confirmarse que la información recibida, “es gravísima, nos preocupa por la posición del presunto oficial de alto rango que ingreso a su celda y el estado en que lo hizo, la condición de mujer de Ana Margarita, así como el régimen de aislamiento e incomunicación en el que la mantienen, lo que la coloca en una situación de especial vulnerabilidad, dijo preocupada la madre de Ana Margarita.


Deben responde los responsables


La denuncia de doña Pinita fue acuerpada por el centro Nicaragüense de Derechos Humanos, CENIDH y Amnistía Internacional quienes se sumaron a esta demanda.

La señora intervino con preguntas que necesitan una urgente respuesta de parte del Gobierno.


¿Qué fue lo que pasó esa madrugada?

¿Cuál es el estado de la salud física y emocional de Ana Margarita Vijil?

¿Qué tipo de agresión sufrió y cuáles fueron sus daños?

¿Por qué un oficial entró a su celda en la madrugada y en estado de ebriedad?

¿Quién autorizó el ingreso de ese oficial?

¿Quiénes son los presuntos agresores intelectuales y el presunto agresor material?

Pinita recalca “Mi hija en este momento esta secuestrada injustamente”. La familia ya se movilizó a pedir explicaciones a las instituciones correspondientes, pero no han obtenido ninguna respuesta, a lo que advierte la madre de la presa política “estas instituciones son responsable del resguardo de la vida y seguridad personal de Ana margarita y la de todas las personas que están secuestradas tanto dentro del sistema penitenciario nacional como en las diferentes instalaciones policiales.


La madre de la presa política solicita ver a su hija acompañada de un representante del Comité Internacional de la Cruz Roja para constatar su situación, su integridad física y emocional.

Cesen las torturas


Así como pide por su hija doña Pinita Gurdián pide por su nieta Tamara Dávila, Suyen Barahona, Dora María Téllez y todas las personas que se encuentran aisladas en las otras cárceles, argumentando “que el aislamiento es una grave violación a sus derechos y les exponen a todos en situación de extrema vulnerabilidad”.


Solicita una investigación exhaustiva y ética sobre estos hechos para esclarecer la situación, que identifique responsabilidades y castigue a los culpables directos e indirectos.

“Exijo que cesen esas torturas y que se restablezcan esos derechos para todos y todas, así como la liberación inmediata e incondicional de las más de 167 personas presas políticas de Nicaragua” señaló Gurdían.

Erika Guevara Rosas Amnistía Internacional, lamenta que en Nicaragua se está viendo un cuadro persistente de “actos de tortura” en contra de personas que se encuentran bajo custodia por motivos políticos advierte “hemos recibido información como el caso que estamos recibiendo en este momento, grave incidente de seguridad la agresión contra Ana Margarita y que se da en un contexto donde ha sido sometida a hostigamientos desde el día de su detención el pasado 13 de junio del 2021”.


Amnistía internacional le preocupa escuchar no solo el testimonio en voz de su madre incidente que ya ha sido documentado, que pone en riesgo la seguridad a la vida de Ana Margarita.

Los actos de tortura, malos tratos e inhumanos están prohibidos son crímenes de derecho internacional y “no pueden de ninguna manera ser justificados” y en determinadas circunstancias pueden constitución crímenes de lesa humanidad que pueden ser penados tantos por quienes lo ejecutan como los altos mandos que están involucrados, por los que la defensora Rosas solicita exhaustiva investigación.


Por su parte la #CIDH y @OACNUDHexpresan preocupación por la situación de salud de Ana Margarita Vigil, urgen al Estado facilitar visita de sus familiares y médicos independientes.


bottom of page