top of page
Sin título-3-02.png

Sacerdote de Boaco lleva un mes esperando que le nombren abogado privado


Por: Redacción Intertextual/ contacto@intertextualcr.com

Sin derecho a contar con su propio abogado, mantiene la justicia orteguista al sacerdote de Boaco José Leonardo Urbina Rodríguez de 51 años, quien el 24 de agosto enfrentará un juicio por los supuestos delitos de abuso sexual, violación y lesiones psicológicas en perjuicio de una menor de 13 años.


Entre el 22 de julio y el 19 de agosto, el sacerdote ha solicitado en seis ocasiones que le nombren al abogado defensor  que él propuso a través de escritos presentados por sus familiares.


Sin embargo el  juez Edén Aguilar Castro,  del Juzgado Tercero de Distrito Especializado en Violencia de Managua, donde se ventila el proceso judicial, ha obviado cada una de las peticiones y más bien decidió nombrar como representante del párroco a la Defensora Pública , Jennifer Eliett Hernández.


Como se recordará el sacerdote fue detenido  y acusado por los delitos antes  descritos, el pasado 13 de julio e inicialmente nombró como abogado defensor a Harry Antonio Valle Palacios.


Pero el 21 de julio,  después de concluir la  audiencia inicial, Valle Palacios renunció como abogado defensor, luego que los opositores dejaran al descubierto que en redes sociales que era un asiduo fanático del Frente Sandinista de Liberación Nacional controlado por el Dictador Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo.


  Valle Palacios, argumentó que renunció por discrepancias con los familiares del acusado y porque el acusado no contaba con recursos económicos para sufragar el pago de los honorarios.


Tras la renuncia,  una sobrina del sacerdote presentó un escrito a las 3 :26 de la tarde del 22 de julio, en el cual pide se nombre como abogado defensor de su tío a Marlon Antonio Aburto Hidalgo.


Pero curiosamente no habían transcurrido ni 50 minutos cuando la Defensora Pública Jennifer Eliett Hernández, presentó un escrito solicitando intervención de ley para representar al sacerdote.


Para nombrarla como defensa pública, el juez aprovechó que la sobrina del sacerdote presentó posteriormente otro escrito en el que pide que no se nombre a Aburto Hidalgo como abogado defensor,  tras explicar que el papá y un hermano del párroco iban a seleccionar en la próximas horas al profesional del derecho que ejercería la representación legal de su tío.


A la vez hizo énfasis a la versión del ex abogado defensor Valle Palacios, quien

dijo que supuestamente el sacerdote no tenía capacidad de pago, por lo que el 25 de julio el juez decidió darle intervención de ley a la Defensora Pública.


Sin embargo dos días después, del nombramiento de la Defensora Pública, la  familia del sacerdote solicitó la designación de un abogado privado, junto con su  asistente. A la vez pidieron al judicial autorización para entrevistarse con el párroco, pero la solicitud únicamente pasó a formar parte del expediente.


Tras el silencio del juez,  los familiares volvieron a solicitar el 2 de agosto que se brindara intervención de ley  al abogado privado que ellos habían propuesto. A las 11:22  minutos de la mañana del 5 de agosto los familiares nuevamente le solicitaron al juez nombrar y darle intervención de ley al abogado privado.


Pero el juez obvió una vez más la petición y   19 minutos apareció, la Defensora Pública, con el escrito de intercambio de información y pruebas, dejando claramente que ella seguirá ejerciendo la defensa.


Pero los familiares, siguieron presentando  escritos el 12, 17 y 19 de agosto en los que  reiteran al juez la designación del abogado privado, pero a pocas horas de iniciar el juicio sigue sin dar respuesta a las solicitudes.

bottom of page