top of page
Sin título-3-02.png

Samantha cumple años tras las rejas secuestrada por la dictadura


Samanta, la estudiante de periodismo y presa política, este próximo 16 de enero cumplirá 22 años de edad, “es una joven llena de sueños porque, aunque ella está encerrada sus sueños no se los van a arrebatar” asegura su mamá.

contacto@intertextualcr.com

A un día de que Samanta cumpla dos meses de que está privada de su libertad, Intertextual hablo con su mamá Carolina Jirón para conocer sobre el estado de la joven Universitaria.

Doña Carolina pudo ver a su hija por primera vez desde su detención, esta familia nicaragüense como muchas otras, no pudo celebrar Navidad y la bienvenida de año nuevo con la sonrisa y alegría de Samanta en casa, porque esta “presa injustamente,” ha declarado reiteradas veces su madre.


Esta madre respira profundo cuando empieza la entrevista y manifiesta “Estoy tratando de sacar fuerzas créame, es muy difícil para mí. Mi hija fue detenida el 09 de noviembre y ahora el 09 de enero cumplirá dos meses de detención”.


En los juzgados aún están de vacaciones, por lo que no saben como va el proceso, según refiere la abogada los casos de los presos políticos “avanzan hasta que en los juzgados dan órdenes”, dice Jirón.


La joven universitaria, se encuentra en el Sistema Penitenciario La esperanza, ahí fue traslada el 01 de diciembre antes estaba en la estación del Distrito # 3, y según comenta su madre era trasladada por las noches al chipote. En la cárcel La esperanza, esta con tres mujeres entre ellas doña Eveling Pinto Eveling Pinto, de 62 años, quien por años trabajó en la defensa de los derechos, detenida el 06 de noviembre.


A Samanta Jirón, se le acusa con la ley 1055, o Ley de Soberanía, bajo la cual se argumentan las detenciones a opositores en Nicaragua y la ley de Ciber Delito. En la visita que recibió de su madre le comunico que también la acusan de “sedición.”


De Nicaragua no encontramos nada que nos refiera a ese delito, pero si encontramos una definición del nombre: “La sedición es un tipo de delito que se basa en el levantamiento grupal de los individuos en contra de sus gobernantes o de las autoridades vigentes…”

Carolina manifiestas que cuando capturarán a su hija le dijeron “qué hacía reunida con ese grupo de personas, qué era lo que estaban tramando”. La señora espera reunirse pronto con la abogada que lleva el caso de Samanta porque no tiene detalles de esta nueva acusación y del proceso en general.


La vida de Samanta


Este 16 de enero Samanta cumplirá 22 años de edad, “es una joven llena de sueños porque, aunque ella está encerrada sus sueños no se los van a arrebatar, está llena de esperanza de que este país va a cambiar algún día, ha vivido enfocándose siempre en sus estudios” dice orgullosa su madre.


La joven estaba estudiando dos carreras, ciencias políticas y la carrera de comunicación social, en el momento de la captura ya estaba retirada de las organizaciones políticas donde participaba. “Mas que todo se desencanto por la forma en que ellos nunca se han puesto de acuerdo. Como ellos se están peleando ahí por las cuotas de poder y ella misma me dijo en una ocasión: _mire mama así no se va a poder.” argumentó Jirón.

La joven era de las filas de la UNAB, decidió salirse diseccionada. sin embargo, le aseguro a su madre que nunca dejaría la lucha por la que inicio en la causa “yo no voy a dejar de pedir por los presos políticos, no me voy a ir de aquí, porque es injusto que los que están libres se fueron y los que están presos están abandonados”.


Ahora Samanta cumplirá dos meses de estar presa, se confío, reciente su madre. “Yo creo que ella se confió, pensó que tal vez no la iban a capturar, pero ella siempre estuvo en contra de esta gente cada vez que ella escuchaba de que capturaron a un amigo de ella lloraba amargamente. Yo no lo sabía, pero unos compañeros de esas organizaciones y amistades cercanas de ella me dijeron: _mire ella estaba preparada para esto. Yo no lo sabía.


Mi hija solo piensa en mi


Durante la entrevista sentí como la voz de Doña Carolina se quebraba, seguramente para hablar de su hija aprieta las manos y amarra su corazón para no llorar, sentí su respiración cuando me dijo: “Me he quedado sorprendida yo la esperada encontrar quebrada emocionalmente pero no, anímicamente un poco triste porque solo piensa en mí y preocupada pensando que nos estaban acosando, porque la amenazaban con nosotros, le dijeron que nos iban a buscar”.


Refiere que no los han asediado de ninguna manera y que incluso cuando iban al distrito III, nunca recibieron maltrato.

“En la cárcel la Esperanza Samanta se encuentra aislada, no puede salir, ni a tomar sol, pero en la medida de lo posible están bien. Me han permitido llevarle sus paqueterías una colchoneta, almohada zapato, ropa todo lo que es para su aseo personal, con algunas restricciones ellos registran todo, pero medicina me permita que yo le pase y ella sigue con la moral muy en alto que ellos no van a amedrentarla,” asevera.


Las gestiones de las organizaciones políticas


Las indecisiones, la falta de unidad de antes hacen desconfiar a Carolina de las organizaciones de la oposición “que vayan a hacer un cambio aquí lo veo difícil.”

Relata que en la redada de los precandidatos a la presidencia a su hija ya la andaban buscando y le dieron la espalda, “mi hija pertenecía a la UNAB y ellos le dieron la espalda, por que yo supe que en ese momento también la andaban buscado a ella, a mi no me llamaron para preguntarme donde estaba ella si estaba en un lugar seguro si yo necesitaba algún tipo de apoyo.”


Esta madre puso en una casa de seguridad a su hija con una persona ajena a la política, a falta de apoyo donde su hija había participado. Cuando Samanta es captura “ninguno de ellos me llamo para preguntarme como esta como va a hacer ahora que apoyo necesita entonces Me parece irónico que estén ahí que los presos, porque si lo que estamos aquí nos estamos dando cuenta que la realidad es otra, yo de ellos no espero nada,” exterioriza.


El deseo de madre de una presa política


“Mis expectativas como madre de una presa política son de que quizás las sanciones, esa presión a nivel internacional lo hagan ceder a él ( Daniel Ortega), para la liberación de los presos políticos.


Doña Carolina pide a Dios la liberación de su hija y emprender un cambio en sus vidas asegura, “créame en cuanto mi hija sea liberada nosotros vamos a buscar como salir de este país porque ellos van a continuar cinco años más, aunque desbaraten este país. Soy madre soltera y los únicos que han andado conmigo en la policía y en el sistema penitenciario son mis dos hijos menores de edad, no he tenido respaldo de nada ni de nadie.


yo ya hablé con mi hija en cuanto sea liberada, vamos a tomar cartas en el asunto buscar como irnos de aquí, luchar por nosotros” finalizó diciendo Carolina Jirón.


bottom of page