top of page
Sin título-3-02.png

SIP pide apoyo a gobiernos del CELAC para poner fin a represión en Nicaragua, Cuba y Venezuela


Por: Redacción Intertextual- contacto@intertectualc.com

 

En un comunicado el lunes 23 de enero, La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) lamento que representantes de Nicaragua, Cuba y Venezuela hayan sido invitados a un encuentro de la CELAC en Argentina a partir de este martes 24 de enero.


La presencia del presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, así como los cancilleres Denis Moncada de Nicaragua y Gil Pinto de Venezuela en la séptima cumbre de CELAC, es rechazada por la SIP. La organización manifestó "son los tres gobiernos más represores de las libertades de prensa y expresión y del periodismo en las Américas".


Desde este martes se reunirán los Estados Latinoamericanos y Caribeños en la capital de Argentina, invitados por el gobierno de Alberto Fernández, quien es a su vez es presidente pro tempore de CELAC.

En una aclaratoria a los más de 1300 medios de todo el continente se les indicó. "Si la invitación obedece a cumplir el objetivo de promover el diálogo y el acuerdo político en el continente, ello exigía un compromiso previo de cada integrante del foro regional de poner fin a la represión y a la violación sistemática de los derechos humanos.”

Nicaragua, Venezuela y Cuba son países bajo dictadura y estas ocupan los últimos tres puestos de 22 países en el Índice Chapultepec, “un barómetro que mide el estado de las libertades de prensa y expresión en las Américas,” apunta la SIP.


"Estamos hablando de los tres gobiernos más represores de las libertades de prensa y expresión y del periodismo en las Américas. Lamentamos que estos dirigentes que violan los derechos humanos y descreen de la democracia hayan sido invitados por una organización que, entre sus objetivos, incluye la promoción de un diálogo respetuoso capaz de construir consenso sobre temas de interés común", afirmó el presidente de la SIP, Michael Greenspon.


Greenspon, quien también es director global de Licencias e Innovación de Impresión, The New York Times Company, Estados Unidos, refiere que se debería de revisar los estándares de la CELAC bajo la óptica de la Carta Democrática Interamericana, que obliga a todos los países del continente a respetar las libertades de prensa y expresión. "Sin ese compromiso asumido, ningún gobierno puede ser considerado democrático", subrayó.


Por su parte Carlos Jornet presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, instó a que los gobernantes considerados democráticos de la región, “deberían exigir a Nicaragua, Cuba y Venezuela que pongan freno a la represión contra periodistas, dirigentes sociales y disidentes políticos".


Jornet exigió la libertad de presas y presos políticos en esos tres países y libertad de expresión. "Reiteramos nuestro reclamo a estos gobiernos para que liberen a decenas de presos de conciencia que fueron condenados en juicios sin derecho de defensa. También a que cese la persecución contra quienes se atreven a criticar las políticas públicas en esos países".


La SIP en octubre de años pasado fue decisivo en decir que Nicaragua está pasando por una situación de alarmante con la administración de Daniel Ortega. “Nicaragua, bajo el régimen de Daniel Ortega, sigue siendo el más alarmante. Seis periodistas condenados permanecen privados de su libertad desde hace más de un año. Son más de 150 los que han salido al exilio en los últimos cuatro años. El gobierno continuó cerrando medios, entre ellos varias radioemisoras de la Iglesia Católica, y cortó la señal de CNN en español".


La represión en los tres países con dictaduras


La SIP en un último informe sobre Libertad de Prensa evidencia el clima de persecución contra el periodismo independiente en los tres países.

De Cuba menciona que "La represión constante, el hundimiento progresivo de la economía y el mayor éxodo de la historia marcan la vida de la prensa independiente. Sobre todo, se mantiene el andamiaje represivo contra la libertad de prensa, que involucra al sistema legal y de justicia, la represión policial, la propaganda por los medios estatales y el control de las telecomunicaciones.”


Por otro lado, en Nicaragua expone que “la dictadura de Daniel Ortega sigue barriendo sin descanso todo vestigio de libertad de prensa.”


La organización describe lo que ha sucedido en cuanto a la usurpación de las instalaciones de La Prensa, cierre de la señal de CNN, clausura de varias radioemisoras de la Iglesia Católica y cancelación de las operaciones de cientos de organizaciones no gubernamentales.


"Antes, el régimen había confiscado los medios Confidencial y 100% Noticias, cuyas sedes fueron convertidas en una casa materna y en un centro de atención para adictos, respectivamente. El gerente general de La Prensa, Juan Lorenzo Holmann, permanece en prisión desde hace 18 meses. Otros dos miembros de su junta directiva, Cristiana Chamorro y Pedro Joaquín Chamorro, cumplen sus condenas en arresto domiciliario.


También las autoridades detuvieron a dos choferes del medio y acusaron a cuatro empleados más. En julio, todos los integrantes de la sala de Redacción, 15 personas, debieron salir del país por temor a las amenazas y represalias del régimen. Se calcula en más de 150 los periodistas que se exiliaron desde la sangrienta represión de abril de 2018. También continúan presos los periodistas Miguel Mora, fundador y director del canal 100% Noticias, y Miguel Mendoza, cronista deportivo, sentenciados a 13 y nueve años de cárcel, respectivamente. Sus familias denunciaron las deplorables condiciones carcelarias y el deterioro de su salud.


El comentarista televisivo Jaime Arellano cumple su condena de 13 años en arresto domiciliario. El régimen exhibió en los medios oficiales a 27 prisioneros políticos encarcelados desde hace más de un año, entre ellos Mora, Mendoza y Holmann. Todos con marcado deterioro de la salud y pérdida de peso" dice el informe de Nicaragua.


Mientras que, en Venezuela la SIP afirma que ha dejado de existir el periodismo desde que el gobierno incrementó la represión a la labor de los periodistas y aumentó la censura mediante el bloqueo y cierre de medios digitales y radioemisoras. "Desde hace tiempo prácticamente desapareció la prensa. Adquirir papel prensa es imposible. No hay imprenta que quiera o pueda producir una publicación con noticias contrarias a los intereses del régimen.


Añade que en Venezuela hay un masivo bloqueo de medios informativos digitales, incluyendo postales de contenido político y de organizaciones de derechos humanos. "El bloqueo de páginas noticiosas en internet es masivo. Según la organización VE sin Filtro, desde 2021 fueron bloqueados 59 sitios web de 68 dominios, entre ellos 45 medios de comunicación, ocho portales con contenido político, cuatro de contenido multimedia y tres de organizaciones de derechos humanos. Entre los medios internacionales bloqueados figuran CNN, Infobae y NTN24. Conatel, el órgano regulador, bloquea las páginas a través de las tres compañías telefónicas, proveedoras de internet: la estatal CANTV; Digitel, empresa privada nacional, cuyos dueños son los herederos de Oswaldo Cisneros, y la multinacional española Telefónica".


bottom of page