BAnners_Mesa de trabajo 1.png

Sociedad Interamericana de Prensa condena cierre masivo de medios en Nicaragua


"Con un solo golpe, el gobierno de Nicaragua creó un nuevo desierto informativo en el interior del país, donde las estaciones clausuradas prestaban un valioso servicio comunitario a miles de personas.” Dijo el presidente de la SIP Jorge Canahuati, CEO del Grupo OPSA de Honduras

Por: Redacción Intertextual/ contacto@intertextualcr.com

Este 03 de agosto la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), condenó la decisión del Instituto Nicaragüense de Telecomunicaciones y Correos TELCOR, del cierre de medios de comunicación independientes y católicos en los últimos meses en Nicaragua, 11 radioemisoras y cuatro canales de TV por cable en el norte de Nicaragua. Para la SIP estas acciones son "parte de una campaña que pretende eliminar todo vestigio de prensa independiente y representa un nuevo avance sobre la libertad de culto y de pensamiento en esa nación".

La mayoría de las radioemisoras cerradas pertenecen a la iglesia católica ubicadas en el departamento de Matagalpa. Tras la orden de TELCOR de suspender licencias de transmisiones, inició una serie de agresiones simultaneas por parte de la policía nacional en templos tanto de Sébaco como de Matagalpa y a feligreses católicos.


La directora de TELCOR es hija del jefe de la Policía nacional, Francisco Díaz, miembro prominente de la familia que integran el presidente Daniel Ortega y su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo.


"Con un solo golpe, el gobierno de Nicaragua creó un nuevo desierto informativo en el interior del país, donde las estaciones clausuradas prestaban un valioso servicio comunitario a miles de personas.” Dijo el presidente de la SIP Jorge Canahuati, del Grupo OPSA de Honduras.

Canahuati afirma que el objetivo de estos cierres masivos a medios informativos “es pretende acabar con todo vestigio de prensa independiente.”Supone además que el ataque es “contra la libertad de culto y de pensamiento de esa nación.”


Desde el lunes 01 de agosto fue el ataque frontal contra las radios católicas, el ingreso con violencia a la parroquia Jesús de la Divina Misericordia, donde aún se encuentra retenido el Párroco Uriel Vallejos. Y el dos y tres de agosto contra dos medios independientes de la misma región matagalpina, “El Canal de la Zona Láctea” de Río Blanco y Radio Vos en Matagalpa.


Mientras tanto, Carlos Jornet presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, opina que queda demostrado que el uso excesivo de violencia de la policía “indica el alto grado de impunidad del que gozan las autoridades nicaragüenses en las regiones más remotas del país".


"El gobierno de Ortega ya no solo es enemigo de la libertad de prensa, sino que también ahora parece suprimir la libertad de culto y de pensamiento en Nicaragua", recalcó Jornet quien también es director periodístico del diario argentino La Voz del Interior.


Como parte de la campaña de apoyo de la SIP con sede en Miami EE.UU a medios independientes, periodistas y comunicadores en Nicaragua, le hacen un llamado a la comunidad internacional para que, “no abandone las presiones por la libertad de prensas y la democracia en Nicaragua.”


“Es una verdadera masacre a la libertad informativa” dice PCIN


Por otro lado, el gremio de Periodistas y Comunicadores Independientes de Nicaragua (PCIN), ante los actos ejecutados contra medios comunitarios y católicos por parte del gobierno y sus operadores se pronunció en repudio, “tales hechos evidencian la embrutecida estrategia de las autoridades que pretenden un apagón nacional de voces críticas, para sumergir a la ciudadanía en la oscuridad informativa.”


Estos medios son nuevas víctimas de la represión a la libertad de expresión y se suman a ocho medios de comunicación clausurados por TELCOR en lo que va del año 2022. “Es una verdadera masacre a la libertad informativa, que ha dejado a decenas sin empleo y a miles sin acceso a informaciones de su interés”, resiente PCIN.


El gremio en el que convergen más de 180 hombres y mujeres de prensa tanto en Nicaragua como en el exilio, exigieron el respeto a sus derechos y el de todos los medios víctimas de la violencia estatal. “En nombre de las libertades públicas defendidas por el héroe nacional Pedro Joaquín Chamorro Cardenal, exigimos la restauración de los derechos ciudadanos, el respeto total a la validez y relevancia social de los medios de comunicación que hoy sufren la imposibilidad de realizar su trabajo, el despojo de sus equipos y agresiones de la policía y fanáticos sandinistas. Así mismo, expresamos nuestra solidaridad con quienes sufren de forma sistemática el irrespeto a sus derechos fundamentales.”


El mensaje de PCIN sigue siendo el mismo expuesto en junio en la Cumbre de las Américas “la mejor solución a la profunda crisis que atraviesa Nicaragua es la Libertad de Prensa. Si hay Libertad de Prensa, habrá Libertad de Expresión. Si hay Libertad de Expresión, habrá Democracia. Si hay Democracia habrá Justicia, desarrollo y oportunidades para cada nicaragüense”.