BAnners_Mesa de trabajo 1.png

“Tómalo por inocente”


contacto@intertextualcr.com


Cada 28 de diciembre se celebra el Día de los Santos Inocentes, en muchos países, se acostumbra a dar bromas unas suaves y otras merecedoras de una buena regañadas. Así que a nuestros lectores les recomendamos tengan cuidado con las bromas que hacen .


El Día de los Santos Inocentes rememora el pasaje bíblico que cuenta la matanza de los niños menores de 2 años, ordenada por el rey Herodes en Belén y sus alrededores, para encontrar al niño Jesús y deshacerse de “El Mesías” y futuro rey de los judíos.


La conmemoración se desvirtuó en la Edad Media con la llamada “fiesta de los locos”, que se celebraba en Europa entre el 24 y 31 de diciembre y en la que se cometía todo tipo de excesos; acompañados de disfraces y la música en una especie de carnaval que llegó a tener tantos abusos que fueron prohibidos por el rey Felipe II.


En esta fecha, tradicionalmente se acostumbra practicarles algunas bromas a amigos y familiares, así como también se les suele pedir dinero prestado sin que se les tenga que regresar, si es que caen en la trampa. No se ustedes, pero yo he notado que la gente ya está olvidando bromear. Muchos dirán “gracias a Dios,” pues era ya costumbres que hasta medios de comunicación se preparaban con elaboradas bromas que parecían muy reales y la gente se alarmaba mucho.


Actualmente hay tantos problemas económicos, sociales y políticos además de la situación de la pandemia de la Covid-19, que la costumbre de dar bromas en esta fecha ha quedado relegada. “No estamos para bromas” leí en Facebook, lo que explica mi hipótesis.


La maldad de Herodes, por mantener el poder continúa


Para asegurar que el niño no sobreviva, Herodes mandó sacrificar a todos los niños menores de dos años en Belén y sus alrededores. Aquel fue el primer derramamiento de sangre desatado a causa de Jesucristo; un crimen horrendo producto de la soberbia y la ambición desmedidas, un pecado cuyas víctimas carecían de mancha o reproche alguno. Por eso, la muerte de aquellos seres inocentes es un anticipo de la muerte del Salvador, víctima inocente por excelencia, porque ni el pecado original lo pudo alcanzar.


Monseñor Silvio José Báez en su cuenta de Facebook escribió «Herodes... se enfureció terriblemente y envió a matar a todos los niños de Belén» (Mt 2,16). Ambicioso y sediento de poder, tiene miedo y manda a asesinar. Como el antiguo Faraón, como los tiranos de hoy que se imponen reprimiendo y derramando sangre inocente.


¿Por qué se hacen bromas en el Día de los Inocentes?


En la “Fiesta de los locos” se decidió practicar algunas bromas, con la idea de engañar a alguien de manera inofensiva. Todo esto, con el objetivo de tomar a alguien como ingenuo, como los sabios de Oriente lo hicieron con Herodes al ya no regresar para decirle dónde estaba el niño Jesús.


Este día es de andar con cuidado, porque puede ser víctima de algún bromista y escuchar la típica frase “tómalo por inocentes”, hay lugares donde piden prestado para nunca pagar, quien caiga en esa jugada, tendrá que quedarse sin algunos pesos, y escuchar otra típica frase: "Inocente palomita que te dejaste engañar, pues en este Día de los Inocentes nada se debe de prestar.


Algunas de las bromas


Desde que inició el día en el perfil de un nicaragüense leí “Ultima hora falleció Daniel Ortega,” talvez es la broma menos creíble en este día, sin embargo, causa reacciones más positivas que negativas, dada la situación de violaciones de Derechos Humanos perpetradas por el gobierno de Ortega según reportan organismos defensores de DDHH nacionales e internacionales.

· Pedirte dinero y que no te lo paguen.

· Impactantes noticias en diarios o medios digitales y que al final resultan falsas.

· Que se sacaron la lotería

· El embarazo de una amiga.

· La esperada boda.

· Irse de viaje

· El despido de un trabajo.

Si la personas es engañada, la broma concluye con la frase: “tómalo por inocente”.

Hay quienes han caído y recuerdan el momento con una sonrisa, pero también hay quienes han sido víctimas de una broma y les ha parecido todo menos graciosa, esto podría causar enemistades.