BAnners_Mesa de trabajo 1.png

"Tuve que emigrar a Costa Rica con el dolor en mi corazón" la historia emprendedora de Mayling


“Me vine a Costa Rica, por la única razón, las ventas se habían bajado demasiado a causa de la Covid-19.” Mayling Jarquín, mujer emprendedora de Matagalpa

contacto@intertextualcr.com


Mayling Jarquín es originaria de Esquipulas Matagalpa, tiene aproximadamente 20 años de ser negociante, si la buscan el Facebook podrán ver que ella vende desde ropa, zapatos y comida.


Inter Textual la contacto a través de una publicación de su hija, Ingrid Obando, quien muy orgullosa de su progenitora contó que ella está en Costa Rica y que tiene una iniciativa económica donde ofrece variedades de productos comestibles nicaragüenses, e invito a sus amistades que viven en el vecino país a comprarle para ayudarle en su negocio.

Cuando le hable a doña Mayling estaba ocupada haciendo cuajadas frescas y ahumadas, un encargo que debía entregar, pero muy amablemente me atendió. Su hija ya me había comentado: “cuando hable con mi mamá se dará cuenta que es una persona muy amable, estará encantada de hablar con usted.”


Covid-19, afecto la economía de su hogar


En Nicaragua hay diversas razones que motivan a salir casi corriendo a otros países, una vez platicando con doña Mayling, fue sincera al decirme que la pandemia de la Covid-19 afecto su negocio por lo que tuvo que emigrar. “me vine a Costa Rica, por la única razón, yo tenía mi negocito en Nicaragua, pero a raíz de la pandemia los negocios, las ventas se bajaron, me endeudé. Aún estoy pagando algo ahí en los Bancos que por cierto cobran bastante caro, por esa razón tuve que emigrar para acá con todo el dolor de mi corazón.”


La crisis laboral por la COVID-19 ha afectado a todas las personas trabajadoras en América Latina y el Caribe, pero es importante considerar que las personas migrantes y sus familias, especialmente aquellas que se encuentran en situación migratoria irregular y/o se dedican a trabajos informales enfrentan retos adicionales, destacó un análisis de OIT.


“La crisis también ha propiciado el incremento de la demanda de algunos trabajadores con diversas competencias y experiencia – en las profesiones médicas y los servicios de emergencia, pero también en la agricultura, las plataformas de reparto y entrega a domicilio de alimentos, la logística y los servicios de limpieza”. Las personas trabajadoras migrantes y refugiadas han estado en primera línea en muchas de estas ocupaciones, añade la nota técnica.


Por su parte la señora Jarquín, que no quería dejar su hogar, pero cuando hay necesidad de salir adelante, manifiesta “no se trata de que quiera hacerlo o no, tenía que hacerlo porque prácticamente no estaba haciendo nada en Nicaragua” reciente Jarquín, por que las ventas se habían bajado demasiado a causa de la Covid-19.

De la cocina al paladar


Güirilas con cuajadas y crema, Nacatamal, Cosa de Horno, y otras comidas tradicionales son algunos de los platillos típicos que probablemente ya han degustado costarricenses y nicas elaboradas de las manos de Doña Mayling, en la búsqueda de un mejor futuro en un país que no es el suyo.


Llevar a las mesas de sus clientes implica esfuerzo y sacrificio, trabajar por horas prolongadas para preparar los platillos que transportan a los nicas a sus orígenes y a los ticos a dar una visita por la gastronomía de Nicaragua.


En Costa Rica, probablemente abundan personas nicaragüenses buscando el sustento diario elaborando platillos de la gastronomía típica, cada uno desde diferentes contextos.

Doña Mayling, atiende a sus clientes a través de Facebook, se agregó a varios grupos de venta donde puede ofrecer sus productos y le ha ido bien, aunque no deja de tener dificultades para entregarlos. “Aquí estoy con mi pequeño negocio, no es grande, no lo tengo en un local porque aquí es demasiado caro, pagarlo. Si me va muy bien con las ventas. Gracias a Dios no puedo mentirle”.


Ella se asentó en Palmares una pequeña ciudad que se encuentra en el extremo suroeste de la provincia de Alajuela, Costa Rica, a veces le piden encargos en Sarchí, Zarcero, San José, son lugares demasiados lejos y acarrear las cosas, en bus es difícil. El mayor obstáculo para sus ventas es que hasta el momento no cuenta con un vehículo para transportar sus productos, sin embargo, confía “que con la ayuda de Dios” más adelante lo va a obtener, dice muy optimista.


El fin de semana hizo hornadas, perrerreques, hojaldras, empañadas rosquillas, todo eso para entregar por encargos. Es Esquipulas la emprendedora vendia en las calles, lo que no le ha dificultado su trabajo en Costa Rica “, no le tengo miedo al trabajo, Igual así trabajaba en Esquipulas parecido allá vendida en las calles, me iba muy bien al inició, pero después se puso feíta la situación con la pandemia.”


A su llegada a Costa Rica, trabajo de doméstica en casas, no podía aspirar a otro trabajo porque no hizo estudios superiores añade “por cosas de la vida no termine mis estudios, solo llegue al tercer año de secundaria y eso me ha servido muchísimo por las matemáticas para hacer cuentas”.


Ventas en Facebook miedo de ser rechazada


La nicaragüense dice que en el país vecino Costa Rica, hay mucha oportunidad. Para quienes deciden emprender en ventas existen las típicas páginas de Facebook donde uno publica sus productos. Eso le ha servido de gran manera a Jarquín quien revela que tuvo miedo de sufrir rechazo. “Al inició si tenía un poco de temor, porque decía no sé si me van a rechazar por que algunos ticos no quieren a los nicaragüenses”.

En una página que se llama “Vendo Todo Naranjo”, que incluye Palmares, San Ramón, un hombre puso un comentario ofensivo dirigido a ella comenta “fue un poquito feo y otra persona contesto por mí no hubo necesidad de que yo contestara, la verdad me sentí acuerpada. No soy de contestar palabras ofensivas a nadie”, testifica la Nica.


Cuando empezó a publicar inmediatamente recibió respuesta positiva. “La gente se puso como loca pidiéndome, les di mi numero empezaron a decirme Doña Mayling yo quiero que me traiga tal cosa, cuando voy a hacer algo, lo público y la gente empieza a pedirme y otras pues me han ayudado mucho como ya han probado las cosas entonces les gustan y me siguen pidiendo.”


El dolor de dejar su casa


Usted no tiene idea como me ha dolido venirme de Nicaragua, comenta. En su pueblo dejó a su hija, quien estaba recuperándose de un accidente. “Fueron días que pase para tratar de estabilizarme emocionalmente, porque sí me afectó muchísimo”, actualmente está con ella su hijo a quien se llevó por la misma “situación difícil” que hay en Nicaragua.


En Costa Rica esta mujer emprendedora que lucha día a día para sacar a su familia adelante, menciona que esta mejor, ha logrado estabilizarce económicamente, aunque sigue pagando las deudas que dejo en Nicaragua, paga el alquiler de una casa y aunque está afectada de salud, asegura “Dios no me ha abandonado, siempre está conmigo.”


Cuando las personas deciden emprender viaje a otros lugares el principal pensamiento es regresar algún día, obvio le preguntamos si está en sus pensamientos regresar y esto nos dijo: “No está en mis planes porque en realidad aquí estoy bien, más bien pienso en un futuro comprarme un terrenito, sería muy lindo, eso esta en mis planes, pero no se en los planes de Dios.


Para este 22 de diciembre, doña Mayling estará vendiendo nacatamales, cuajadas, pinolillo, quien no haga encargos a tiempo, se tendrá que esperar hasta en enero. Para poder contactarla su número en Costa Rica es 63827390.