BAnners_Mesa de trabajo 1.png

“Unos a la bulla y otros a la cabuya” el panorama de las municipales con colaboracionistas


Foto: CSE

Por: Redacción Intertextual

A casi dos meses de que sean las elecciones municipales en Nicaragua, el partido de gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo, tiene todo preparado para el 06 de noviembre del corriente año, aun cuando el calendario electoral fue publicado de manera tardía.


El observatorio ciudadano Urnas Abiertas en un editorial, destacó que Nicaragua durante más de cien años ha sido gobernada por una “clase política corrupta, tradicional, ultraconservadora y carente de cualquier iniciativa de cambio o desarrollo sociopolítico.”


Este panorama tradicional, desencadenó que el pueblo reaccionará manifestando su descontento en abril 2018 contra una violenta agresión encabezada por el Frente Sandinista y aliados apunta este Observatorio “el Frente Sandinista, contó con los aliados más fieles de Ortega y Murillo: los partidos colaboracionistas.”


Durante varios meses partidos políticos en Nicaragua catalogados por la ciudadanía como “Zancudos” han presentado sus candidatos a alcaldes y alcaldesas e indicado que están organizándose en todos los territorios. Estos nunca reportaron sin ningún tipo de asedio a dichas actividades, o quejas sobre el mal manejo de la información por parte del Consejo Supremo Electoral, CSE, con un sepulcral silencio hasta hace algunos días, para ser exactos hasta el 16 de agosto que anunció la convocatoria a elecciones municipales, oficializada al publicarse en el Diario Oficial la Gaceta.


El 18 de agosto el CSE destacó que el calendario Electoral fue elaborado en base a un previo proceso “de análisis y consultas, en el que se tomaron en cuenta las observaciones de todas las organizaciones y partidos políticos legalmente constituidos, que participaran en estos comicios municipales” dijo en un comunicado.


Para estas próximas elecciones municipales 2022, los partidos que perseguían recuperar su personalidad jurídica no lograron su objetivo, el CSE “no acredito a ningún nuevo partido político, por lo tanto, todos los que ya cuentan con personalidad jurídica conservan las casillas de los procesos electorales anteriores.”


El gobierno ya decidió que partidos políticos, van a participar en las elecciones municipales al confirmar el CSE oficialmente el orden de ubicación de los Partidos Políticos y Alianzas.

La ciudadanía en vísperas de estas elecciones municipales muestran inconformidad con comentarios como: ya todo está arreglado, prefiero quedarme en casa y no votar, no confío en los partidos zancudos y que en Nicaragua predomina el dicho deunos a la bulla y otros a la cabuya” con el papel que juegan los partidos permitidos a correr en elecciones.


El orden de los partidos políticos y sus casillas en elecciones según el CSE con:

Casillas número Uno (1): Partido Liberal Constitucionalista (PLC).

Casilla número Dos (2): Alianza Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), conocida como “Unida Nicaragua Triunfa”, que integra a los Partidos Políticos: Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), Partido Liberal Nacionalista (PLN), Partido Unidad Cristiana (PUC), Partido Alternativa por el Cambio (AC), Partido Resistencia Nicaragüense (PRN), Partido Indígena Multiétnico (PIM), Partido Movimiento Yapti Tasba Masraka Raya (Myatamaran), Partido Autónomo Liberal (PAL), Partido Movimiento Indígena Progresista de la Moskitia (Moskitia Pawanka); además es acompañada por la Alianza de Resistencia Nicaragüense (Arnic), Movimiento Evangélico en la Convergencia, el Movimiento Indígena de la Costa Caribe, el Movimiento de Liberales Constitucionalistas de Convergencia y el Movimiento Liberal Constitucionalista Independiente (MLCI).

Casilla número Ocho (8): Partido Yapti Tasba Masraka Nanih Asla Takanka (YATAMA).

Casilla número Nueve (9): Partido Alianza Liberal Nicaragüense (ALN).

Casilla número Diez (10): Partido Alianza por la República (APRE).

Casilla número Trece (13): Alianza Partido Liberal Independiente (Alianza PLI) que es conformada por el Partido Liberal Independiente (PLI) y el Partido Movimiento de Unidad Costeña (PAMUC).


Según Urnas Abiertas estos partidos recibirán más de 450 millones de córdobas por su participación en un proceso “sin condiciones ni garantías democráticas”.

Esta organización asegura que ya todo está arreglado “por debajo de la mesa, entre funcionarios y representantes de partidos opositores con el régimen orteguista” destruyendo así los cimentos del sistema democrático que se intentó construir.


Según un reporte de Expediente Publico solo el FSLN se llevará a la bolsa 17,179,968.2 de dólares, el PLC 3,244,878,6 de dólares; el CCN obtendrá 738,192,9, ALN 704,226,9; APRE 396,269,2; y el PLI 382,692,8 dólares. Así serán según este medio digital, el reembolso del Consejo Supremo Electoral a los partidos políticos, para estas próximas elecciones, donde evidentemente el mayor beneficiario es el partido de gobierno FSLN.


Todo esto se está fraguando mientras la ciudadanía esta más empobrecida y no tiene más oportunidad que dejar sus bases para enfrentarse a un exilio forzado por la carestía de la vida, política y falta de oportunidades. “Los partidos colaboracionistas lucran con el deterioro democrático y las violaciones de Derechos Humanos en Nicaragua,” destaca el observatorio.


Como que no pasaba nada en meses anteriores a la fecha, los partidos se han organizado sin ningún impedimento ni critica por la falta de acción del CSE. “Los partidos colaboracionistas no han reclamado por el atraso que hubo en la convocatoria y la publicación del calendario electoral, tampoco por la disminución de procesos para corregir el padrón y la cartografía electoral, parecen ser indiferentes a la reducción de los tiempos para conformar estructuras departamentales y municipales,” dice la organización.


Y asegura que estos para poder participar en elecciones “se conforman con la anulación del 4% mínimo de votos adquiridos para acceder al reembolso por la campaña electoral y dejan en evidencia que su vocación tiene de todo menos de democrática.”


Cabe destacar que Urnas Abiertas señala al Partido Liberar Constitucionalista PLC como el partido colaboracionista más longevo del Frente Sandinista, ( Pacto Ortega Y Alemán 1998) y que ampliado sus pactos a cambios de beneficios “con el tiempo el oficialismo ha ampliado y perfeccionado su sistema de pactos, re pactos y prebendas para que otros agentes de la política institucional sean parte de la destrucción del sistema político y electoral del país a cambio de beneficios mínimos e insignificantes.”


La dinámica en los pactos se ha dejado visualizar con diputados que cambian de bancada caso particular el de Wilfredo Navarro, antes del PLC ahora de las filas del FSLN. “Tal parece que la afinidad entre la corrupción y el autoritarismo es más alta que cualquier valor ideológico,” señala Urnas Abiertas.


Con la aprobación de leyes de combo de leyes represivas en Nicaragua y la cancelación de personerías jurídicas de organizaciones no gubernamentales en Nicaragua, es otra demostración de la actitud pasiva de partidos políticos colaboracionistas del Frente. “los partidos colaboracionistas en la Asamblea, con momentos de débil oposición, abstenciones e incluso votos a favor de las iniciativas sandinistas; ha develado su complicidad con la dictadura en el sostenimiento de la fachada democrática que intentan sostener. Otro punto para señalar es la falta de relevo generacional en partidos gobernados por personas que llevan décadas en cargos directivos,” continúa señalando la organización independiente.


Para el politólogo y director de la organización internacional Transparencia Electoral, Leandro Querido, la oposición (partidos políticos) en Nicaragua se ha convertido “en una oposición a la medida del oficialismo para seguir con un proceso de concentración de poder y los partidos zancudos sirven para ese propósito”


Querido dice que ningún partido político es opositor “si lo fuesen estuvieran despojados de su personalidad jurídica o tendrían encarcelados a sus dirigentes y candidatos.”

Urnas Abiertas concluye que sin temor a equivocación que en Nicaragua no se cuenta con el proceso electoral que merece, “Ni las boletas tendrán a las y los candidatos que el pueblo quiere, ni las urnas serán testigos de la voluntad popular.”