top of page
Sin título-3-02.png

Yahaciela Barrera: “Lo mejor que una debe hacer es aceptarse y quererse”


En el marco del Día Internacional de la visibilidad Lésbica, Intertextual tuvo la oportunidad de hablar con la periodista Yahaciela Barrera, quien nos comparte un poco de su historia en su reconocimiento como mujer lesbiana

contacto@intertextualcr.com

Las mujeres lesbianas conforman un grupo que sufre mucha discriminación, en primer lugar, por el género en que se reconocen y después a causa del estigma por su orientación sexual.

Yahaciela tiene 34 años, es nativa de Bluefields, de la Costa Caribe Sur de Nicaragua. No tiene una fecha en el calendario, de cuando se dio cuenta que es lesbiana, pero afirma “solo puedo decir que desde niña sentí atracción por las demás niñas, para entonces no sabia de qué se trataba, no sabía qué era”.


Su paso de la niñez a la adolescencia era de sentimientos que afloraban en ella, estos eran reprimidos, “no los compartía con nadie”.

A sus 15 años robo un beso a una compañerita de clases, cuenta acompañada de una sonrisa tímida. A los 17 años tuvo su primer enamoramiento consensuado con una mujer “era una persona callada, alguien que no hablaba de eso.” Yahaciela tenía interrogantes, pero esa persona no las contestaba. “Así me fui descubriendo poco a poco sin que nadie me dijera nada,” manifiesta.


En casa hablar de su identidad no era un tema de conversación, pero la periodista dice que la familia de alguna manera lo sabía.

Su crianza fue en un hogar reservado y de costumbres católicas. “Estudie en un colegio de monjas, era de un grupo de evangelizadores, acompañaba a mi mamá a la unción de los enfermos, era catequista, era del coro” relata nuestra entrevistada. Es de imaginar que ese proceso fue difícil de asimilar y de exponer lo que sentía públicamente.

Le puede interesar leer también: Ángel Gahona, Ileana Lacayo, Sergio León: Legado de valentía al periodismo independiente

A los 21 años, decide ponerle “nombre a todo” llego el momento de decir que era lesbiana, para tomar valor de decirle a su familia esto hizo, relata:

“Tome la mala decisión de tomar licor y llegue a la casa como a las cinco de la mañana; cuando llegue le dije a mi mamá: - que era lesbiana. Ella me dijo: - vos estas locas, anda dormí andas borrachas. Me fui a dormir cuando me levanté mi madre me dijo que le había dicho locuras, yo le contesté: -no mamá no era locura.”


“No quería eso para mí,” fue la respuesta de su mamá, no le hablo por días y la joven se sentía vulnerable y sola. Por esta razón se fue de su casa recuerda “tome la decisión de irme a Costa Rica donde unas primas y mi tía que ya sabían y me apoyaban... Fue una de las decisiones mas dolorosas de mi vida porque era dejar todo, yo siempre fui una persona unidad a la familia…Todo eso fue un proceso doloroso.”


Ya puesta en Costa Rica, trabajó y logra independizarse. Se une a un grupo de 22 lesbiana llamado “Beso Diverso” quienes daban acompañamiento a lesbianas que eran agredidas de distintas formas o estigmatizadas en ese país, donde era migrante.


“Eso abrió mi mente mucho y me ayudo a comprender que si yo no lo reconocía nadie lo iba a reconocer como tal; si yo no me quería como era nadie lo iba a hacer por mí. Ahí dio un giro enorme mi vida porque me regresé a Nicaraguas, conocí gente, empecé a estudiar periodismo, ya vine con otra mentalidad, mi familia me miro con otra mentalidad.” Rememora; pero resiente que con el único que no logró hablar jamás del tema fue con su padre.


Yahaciela a sus 34 años, es una profesional con más de trece años haciendo periodismo, comenzó haciendo cámara para Televisión, sabe de logística, producción, y todo lo que tiene que ver con audiovisual, fue corresponsal de un medio televisivo con cobertura nacional; continuó siempre trabajando como camarógrafa, hasta noviembre de 2021 que se integra a una radio local de Bluefields donde trabaja como reportera del noticiero y dirige un programa que se produce una vez a la semana.


¿Has sufrido discriminación por ser lesbiana?


Barrera, no se escapa de los comentarios desagradables por ser lesbiana cuando hace su trabajo periodístico, o en otras actividades sobre todo en la calle, pero eso no le preocupa, asegura.


“Discriminación se sufre por el simple hecho de ser mujer, ... Violencia física nunca he tenido, violencia verbal y comentarios si, la discriminación más fuerte y la más fea lastimosamente la he recibido por otras mujeres” declara la periodista.



Aceptarse como es


“Salir del Closet es un paso duro, doloroso. Al inicio como todo proceso cuesta, pero en esta etapa de mi vida no le temo, en ningún espacio que estoy lo niego, si hay que identificarse me identifico. Lo mejor que uno debe hacer es aceptarse y quererse, cuando eso pasa lo que digan los demás, las burlas no te perjudican”, confirma la periodista.

Con el paso del tiempo Yahaciela ha recibido talleres de formación, se reúne con aliadas que la han fortalecido mucho, aprendió más sobre el feminismo y todo lo relacionado a la diversidad sexual.

Lea también: Grito por la libertad de las presas políticas en Nicaragua, desde el exilio en Costa Rica

Intertextual también hablo con la socióloga y feminista Marice Mejía quien menciona que uno de los principales conflictos que subyace al lesbianismo “es estar en una sociedad hetero normada y patriarcal, donde lo que se espera es la heterosexualidad de hombres y mujeres; donde se pretende que las mujeres se casen, tengan hijos y de dediquen a sus familias.”


Lo que se sale a esa norma de ser mujer está sujeto a violencia, discriminación, estigmatización y diferentes expresiones violentan a esas identidades diversas, reflexiona la especialista.


La sociedad aún no está preparada para respetar las distintas identidades sexuales asegura Mejía “no estamos educadas y educados para respetar de que la sexualidad y las identidades son diversas.”

Agrega, que no hay un marco de promoción jurídica donde las mujeres lesbianas y las comunidades LGBTIQ+ se sienta protegida y respaldada en una sociedad que debería respetar todos los derechos humanos sin importar raza, religión, género o identidad sexual a nivel macro.

Así mismo Maryce Mejía reconoce que el movimiento de lesbianas es bastante fuerte en la región y se están imponiendo, esto podrá en el futuro generar cambios positivos “se han abierto paso para cerrar todas esas brechas, para visibilizar de que el amor, los sentires y placeres puede ser diferente nunca nadie es igual a nadie. Partiendo desde ahí puede haber cambio en la sociedad,” asegura.


“La educación, y el respeto” son los valores fundamentales para una transformación “donde quepamos todos sin distinción alguna” finaliza diciendo la socióloga.

Yahaciela deja como mensaje a aquellas mujeres que no han salido del closet “que vivan su proceso, que no se presionen”, también asegura que “la libertad es sanidad, es seguridad, es una combinación que solo ella te da. Yo podría decir cuando conseguí eso cambio mi vida en todo aspecto no solo me daba seguridad personal sin más bien en todo”.


Y a esas mujeres que están enamoradas de otra, les aconseja que no bajen la cabeza que no se avergüencen, que no se acobarden, porque es más cobarde la persona que discrimina y humilla. “Nosotras somos valientes, vivamos nuestro proceso pongámonos orgullosa de lo que somos” finaliza diciendo.

Lea también: ¡Justicia para Martha Robinson! el grito en Bluefields

Este 26 de abril en Intertextual queremos conmemorar el Día de la Visibilidad Lésbica, llamando a que haya una sociedad más inclusivas en nuestros territorios y protección de los derechos humanos sin discriminación.


El lesbianismo es real unas nacen otras deciden serlo, es simplemente eso lo que sucede, en este proceso lo ideal sería que estas mujeres no sufran y puedan amar libremente.Este día también es para celebrar como una forma de protesta, porque estas mujeres a pesar de la discriminación están vivas.



bottom of page