Mujeres de Monimbó y sus sartas de flores de Cuaresma

Al acercarse la Semana Santa, los monimboseños se destacan por elaborar sartas de flores como parte de una promesa que mantienen de antaño y que se resiste a morir

,contacto@intertextualcr.com

Entre los dedos de doña Rosa Pérez, se van formando anillos de flores que luego formarán una sarta, a su alrededor también están otras mujeres trabajando entre un cúmulo de pascuas, rosas, mi flor y chivitos. En la cocina se escucha el sonido de las pailas donde se elabora arroz a la valenciana pues se va acercando el mediodía y es una costumbre poder repartirlo como una forma de agasajo. Así transcurre todos los tiempos de la Cuaresma en el barrio indigena de Monimbó, cuyas flores son puestas para adornar el Santo Sepulcro y la imagen del Jesús Nazareno del Calvarito de Monimbó.

Recibir las flores, hacer las sartas y repartir comida, es parte de una promesa que tiene doña Miría Cristina Vásquez Gaitán, quien es la “Patrona de las Flores” en Monimbó, por milagros recibido de Jesús Nazareno, ya que ésto es parte de “una deuda” que conserva desde hace muchos años.

Puede interesarle leer: #Intertextual: Tres historias diferentes con un factor en común

“Estas mujeres son las ‘alguacilas’ que hacen la labor de amarrar las sartas y las otras elaboran las rosas. Esta es una tradición que se mantiene en Monimbó desde hace décadas. El día comienza desde la seis de la mañana cuando vienen las ‘alguacilas’ a dejar las flores aquí donde la patrona, luego a las tres de la tarde de cada jueves, vamos los promesantes en recorrido hacia El Calvarito de Monimbó a dejar las sartas y las rosas”, explicó la patrona.

Doña Yolanda López, quien también era parte del grupo de mujeres amarradoras, comentó que ellas apoyan en su promesa a doña María Cristina Vásquez, “aquí se divide en un grupo que hace los anillos de flores para las sartas y las que adornan con rosas que son otras muchachas porque hacen más fino el moñito. Nosotros tenemos bastante tiempo de estar en esta tradición ”, agregó.

Lea también: ,El “Día Mundial del Agua” una fecha que incentiva el cuido del vital líquido

Doña Rosa Pérez es una fiel devota del ,Jesús Nazareno y afirma que esta labor la hace con mucho amor y devoción para lograr una bendición del Creador. “Esperamos que esta tradición no se pierda, que las nuevas generaciones continúen con ésto, porque nosotros dejamos este legado y los jóvenes tienen que seguir cumpliendo para que el Señor nos bendiga”, finalizó.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Noticias más leídas

Transfeminicidio: Un urgente llamado a reconocer y tipificar dentro del femicidio este crimen de género

by Redacción Intertextualjulio 23, 2024

En lugar de crear una nueva categoría penal, se debería ampliar el concepto de femicidio para incluir los crímenes cometidos...

Régimen de Daniel Ortega intensifica cacería contra periodistas en Nicaragua

by Redacción Intertextualjulio 22, 2024

El régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo mantiene vigente su odio contra los periodistas que no oficialistas. En los...

¿Dónde está la periodista nicaragüense Fabiola Tercero?

by Redacción Intertextualjulio 22, 2024

¿Dónde está la periodista Fabiola Tercero? es la demanda de organizaciones y activistas, desconocen el paradero de la periodista nicaragüense,...

Capital de México aprueba tipificar el delito de transfemicidio

by Redacción Intertextualjulio 21, 2024

El pasado jueves 18 de julio del 2024 el Congreso de la Ciudad de México aprobó la Ley Paola Buenrostro,...

AUN denuncia la «farsa» del 45 aniversario de la revolución y recuerda las víctimas de la represión

by Redacción Intertextualjulio 19, 2024

En el 45 aniversario de la revolución sandinista, la celebración del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo contrasta con...

Daniel Ortega y Rosario Murillo celebran su 19 de julio en lucha contra el sandinismo histórico

by Redacción Intertextualjulio 19, 2024

El servilismo no los ha salvado de la furibunda ira de la dictadura Daniel Ortega y Rosario Murillo: han caído...