Uriel Pérez: “Cuando nos montamos en el avión yo sentí que volví a nacer”

“Me sentí feliz cuando iba subiendo esas gradas, sentí como que iba al cielo, porque sufrí bastante en la celda de máxima seguridad la 300,” relata el expreso político y desterrado de Nicaragua , Uriel Pérez conocido como “La Cegua.”

Uriel José Pérez tiene ahora 33 años, cuando se unió a la lucha por la añorada democracia en Nicaragua en el 2018 tenía 28 años, es originario de Masaya. Nos explica a Intertextual que estaba a solo dos meses para terminar la carrera de ingeniería en sistemas en la Universidad UENIC en su ciudad; es técnico electrónico, técnico en mantenimiento en computación, técnico en reparación de teléfonos e instalación de sistemas y tiene habilidades en elaboración de artesanías.

Según la Policía él pertenencia a una banda delincuencial llamada “la Cegua”, fue capturado junto a su hermano Víctor Pérez excarcelado al poco tiempo. Allanaron su casa y les pusieron droga. Su hermano Víctor declaró a un medio independiente que la causa de la detención contra ellos “fue por ser Azul y Blanco y que eran inocentes” del supuesto delito de “tráfico de drogas.”

Uriel antes de ser secuestrado y culpabilizado de delitos inventados anduvo ayudando a la niñez y personas ancianas de comunidades cercanas.

“Usted sabe que, en las escuelas de campo, la famosas ayuda de la merienda no llegan, entonces yo me metí a ayudar algunas escuelas, hacía piñatitas en el barrio para los niños, ayudaba a señores de edad avanzada en asilos de ancianos en Granada con comida, víveres,” detalla.

Se entregó en cuerpo y alma a las demandas ciudadanas en el contexto de la crisis sociopolítica del 2018, y supo que lo andaban siguiendo, pero se fue retirando porque su estado físico desmejoró por algunas enfermedades crónicas. Su lucha fue a sabiendas que debía asumir las consecuencias.

Estando en la cárcel la Modelo se enfermó de COVIC-19, su trato fue inhumano

“Ese tema es bien fuerte, todavía estaba en las galerías. Mi piel es blanca, yo salí con los labios, el pecho los dedos de las manos y pies morados. Me daban ataques de asfixia no podía respirar (…)

De la cárcel lo sacan encadenado, y así paso en la cama del hospital encadenado “como un animal,” añade “estuve en UCI con muchos aparatos en el cuerpo, estaba desnudo en el cuarto con una máquina que dicen ellos se llama “pulmones artificiales. Pero no estaba entubado”.

Fueron 26 días en el hospital, avisa a su madre que está vivo. “Después que me trasladan de UCI a pediatría ahí había señores de avanzada edad busque la manera de comunicarme con mi mamá con una llamada vio WhatsApp y le digo – ¡mamá estoy vivo, no se preocupe! Mi mamá estaba asustada y no creía que era yo,” sostiene “y claro si le habían dicho que había muerto y que ni sabía dónde estaba mi cuerpo; imagínese que clase impacto para ella que padecía de hipertensión, pero al fin se tranquilizó.”

Su madre salió en un video denunciando que su hijo se moría con COVID-19 en el hospital. Pérez recuerda que unos 15 días su madre le había mandado una toallita con una abejita que ella usaba bastante en la cocina “yo me llevé esa toallita al hospital y cada vez que la miraba me daba fuerza porque yo sentía que me iba a ir morir, ya no podía respirar.”

Tiempo de encarcelamiento y las visitas

El 13 de noviembre de 2019 fue capturado llevado al Chipote ahí dilató como 17 días. Del Chipote fue trasladado a la Modelo en la modelo dilató como siete meses.

Cuando lo llevan enfermo para el Alemán, el 09 de mayo de 2020, y sale el 05 de junio de 2020 lo meten directo a la 300 celda de máxima seguridad hasta el 09 de febrero de 2023 “pase unos 28 meses en la 300.”En esa celda de máxima seguridad recibía visita una vez al mes y en la galería dos veces al mes.

Es un infierno estar en la 300

Haber estado en la 300 es un terrible castigo a la humanidad describe “es horrible, ahí es el infierno. Dicen muchos que el infierno no existe, que vayan a la 300 ahí está en físico. Es una cosa como de película de terror. Ahí las celdas son súper chiquita no hay ventilación (…)”

Por la poca luz que recibía quedó con problemas de la vista, y otras enfermedades que se le desencadenaron “la presión, dañado del colon, problema psicológico y físico, salí desbaratado de ahí,” se resiente.

El maltrato físico que recibía constantemente era en las requisas “me socaban las chachas para atrás y en las requisas me botaban mis cosas y no me pasaban medicamento a pesar de que me ponía muy mal de salud.” Uriel pedía aunque fuera tomates porque la alimentación era muy mala “mi mama lo que me mandaba eran verduritas pero la comida que me daban era una cucharada de gallopinto y como medio litro de aceite.

A pesar de la poca comida no bajo de peso “medicamentos que me estaban dando supuestamente para regular el azúcar, más bien me estaban inflamado.”

La mayor tortura que vivió privado de su liberad fue que no pudo darle el último adiós a su madre en físico, hasta el mes se dio cuenta que ella había fallecido de un infarto en su casa y antes había tenido un derrame.

La cegua como se autonombra en la resistencia contra el gobierno de Ortega dice que a su madre se la mataron. “Me la mataron a mi madre, vivió un golpe psicológico, llegaban a asediar la casa, la perseguían en las reuniones donde exigía mi libertad, la llamaban en la mañana, a la hora del almuerzo, en la noche diciéndole que estaba muerto, que me habían asesinado, que me han apuñaleado, que me habían echado agua caliente, que me tenían colgado, así me la mataron de sufrimiento.”

De la incertidumbre de la cárcel al destierro

Pérez relata que lo llegaron a sacar a las 10:30 de la noche, y les dijeron “ se van.” Con alegría de esa noticia, creyó que una tía lo esperaba afuera, no fue así.

“Nos llevan a un salón, nos dan una botella de agua, nos poníamos chiva cuando miramos que andaban con unas bridas. Y nos preguntábamos si vamos libres ¿por qué nos están esposando? Y más chiva nos pusimos cuando nos montaron en un bus, salimos del penal y en el camino íbamos ¡ideay y qué onda! ¿para dónde vamos, será que nos van a refaguear esta gente? se cuestionaba.

Todo mundo pensó lo mismo “que nos iban a rafaguear, o que nos iban a llevar a otro penal.” Se llenaron de más incertidumbre cuando firmaron la autorización de salida del país. Les advirtieron que iban a otro país, pero no sabían dónde. Entonces aumento la preocupación “creíamos que nos mandaban a Venezuela, a Cuba o Rusia y que allá nos iban a matar. Se nos puso feo la cosa.”

Al entrar a la fuerza aérea y habían Norteamericanos esperándolos dedujeron que era a Estados Unidos donde iban.

“Cuando nos montamos en el avión yo sentí que volví a nacer ahí; fue alegre saber que no volvería a la cárcel.” A todos les dolió dejar a su familia en mi caso puedo decirle que subí alegre no puedo negarlo “yo me sentí feliz cuando iba subiendo esas gradas, sentí como que iba al cielo, porque sufrí bastante en la 300,” cuenta con bastante emoción al recordar ese inesperado momento.

Cuando llegan a Washington una doctora lo nota enfermo, estaba con mareos, muy débil y con el azúcar arriba de 400. “Me sacan de emergencia en camilla, no pude ver a todas las personas que estaban a nuestra espera” dice de su llegada a Norte América.

Su futuro en Estados Unidos

Las emociones se notan al escuchar su voz, dice que ya tiene un trabajo seguro “Los nicaragüenses somos buenos al trabajo y aquí tenemos posibilidades de trabajo. Ahorita estamos en el proceso para sacar el permiso, pero el trabajo ya lo tenemos asegurado, pues ya nos dijeron que nos van a contratar.”

De la pérdida de su nacionalidad bajo el decreto emitido por el gobierno de Daniel Ortega el día que lo “deportaron” como un extranjero de su patria, asegura que nadie se la puede quitar.

“A mí nadie me puede quitar mi nacionalidad, nosotros somos nicas donde quiera (se ríe),. Yo nací en Nicaragua y allá dejé mi ombligo. Si antes decía con orgullo son Nica, ahora me siento mil veces más Nica.”

España, Chile, Argentina, México, Colombia han ofrecido su nacionalidad a las personas desterradas de Nicaragua en el mes de febrero, Uriel ha decido quedarse en Estados Unidos .

“Aquí me pienso quedar y tal vez en un futuro tomo la nacionalidad Española, pero la pensaría. Estoy alegre le repito y pienso reconstruir mi vida en Estados Unidos.”

Pérez es soltero y sin hijos, solo deja en Nicaragua el dolor de haber pedido a su madre pero ratifica, “nunca renegué a Dios, al contario le pedí fuerza y fortaleza, lloré bastante pero siempre sentí el abrigo del señor a mi lado en esa celda sola, fría y oscura, la 300.”

Esos tres años en la cárcel fueron como treinta años de tortura pero también de reflexión comenta “yo le prometí al señor allá que le iba a servir ayudando siempre a niños y a la gente que lo necesite. (…) Se siente hermoso poder ayudar. Esa es mi promesa ser un servidor de Dios.”

Por el momento esta haciendo manualidades con lana aunque con nylon quedan mejor, aclara; está demostrando su dotes de barbero rasurando a sus amigos pero no les cobra, les pide que ese dinero se lo envíen a sus familias. Ha configurado teléfonos a sus amistades algo que sabe hacer por ser ingeniero en sistemas, pero se le dificulta realizar más trabajos porque carece de una laptop “ese es mi machete para trabajar. ”

Pide a medios de comunicación y organizaciones que no se olviden de las personas presas políticas que siguen en las cárceles y concluye exponiendo algo que nadie ha dicho. “La mayoría de los presos comunes el 80% de esa población es inocente, ellos nos dijeron a nosotros cuando salgan libres luchen por nosotros, porque nosotros somos inocentes” añade que, estas personas han sido también víctimas del gobierno, les han quitaron su bienes y para dañarlos más los apresaron .

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Noticias más leídas

Google inaugura oficina en El Salvador, Nayib Bukele destaca avance y oportunidades de empleo

by Redacción Intertextualabril 21, 2024

En un Pequeño acto de inauguración en El Salvador, Google ha anunciado la apertura oficial de su primera oficina en...

Demandan justicia ante impunidad de 6 años del asesinato del periodista Ángel Gahona en Nicaragua

by Redacción Intertextualabril 21, 2024

Este 21 de abril se cumplen 6 años del asesinato del periodista Ángel Gahona, mientras brindaba cobertura a una de...

Otra «nueva» plataforma opositora de Nicaragua que busca «unir fuerzas para derrotar a la dictadura de Daniel Ortega»

by Redacción Intertextualabril 19, 2024

La Gran Confederación Opositora Nicaragüenses, un bloque de oposición que se ha venido consolidando este año 2024, con la integración...

Hagamos Democracia lanza libro “el control de la corrupción en Nicaragua”

by Redacción Intertextualabril 19, 2024

El Observatorio Pro Transparencia y Anti-Corrupción y Hagamos Democracia lanzan “El control de la corrupción en Nicaragua”, un libro que...

“La Razón Blindada” la obra de teatro dedicada a las y los presos políticos en Nicaragua

by Redacción Intertextualabril 19, 2024

En conmemoración del sexto aniversario de abril 2018de Nicaragua, se llevo a cabo en san José Costa Rica la presentación...

En el sexto aniversario de abril del 2018 CIDH: «urge a restablecer la democracia, y poner fin a la represión»

by Redacción Intertextualabril 18, 2024

Este 18 de abril se cumplen 6 años de las protestas sociales en Nicaragua, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos...