BAnners_Mesa de trabajo 1.png

Mario Ruiz: “Soy rockero porque soy rebelde”


Foto: cortesía

Por: Redacción Intertextual/ contacto@intertextualcr.com

Mario René Ruiz Aragón, es un cantautor nicaragüense con sus raíces en Diriá-Granada. Su pasión por la música empezó en su preadolescencia. Entró a la escuela de música nacional para estudiar guitarra clásica. De manera inesperada en tercer año se retiró de esa escuela.


Cuando entró a la universidad en el año de 1999, nuevamente se enfocó en retomar lo que había quedado inconcluso, desde ahí nada pudo truncar su camino artístico. La Universidad fue su trampolín para conocer a la agrupación con la que tiene 23 años de hacer historia musical, recuerda. “Estando en la universidad coincidimos con el vocalista de Milly Majuc Carlos Caldera, me invitaron a tocar con ellos, fue una escuela musical la UNICA porque nos hacían tocar en una banda que se llamaba los UNICOS.”

El repertorio que estos músicos universitarios era diverso tocaba desde el Tucanazo, música de Celia Cruz y lo que más le gusta a nuestro entrevistado, que lo hace estar en su elemento “el Rock.”


En el año 1999 Milly Majuc se formó, la agrupación “era un tributo de grandes bandas” como Pink Floyd una banda de rock británica, de la banda estadounidense The Doors, Santana, entre otras.



Pasión por el Rock


La base del rock de este artista nicaragüenses es Led Zeppelin, The Beatles considerada su banda favorita, le gusta Pantera una banda estadounidense de groove metal, Slayer, The Rolling Stones. Su entusiasmo por este género, lo hace definirse. “Soy rockero, porque soy rebelde… Soy una persona que va contra el sistema, provocado, rebelde, intenso”.


Su estilo y fascinación por este género lo ha sacado a flote en la música que compone, en sus letras denuncia el contexto por el que vive Nicaragua desde que Daniel Ortega está en el poder y principalmente desde el año 2018 cuando inicio la crisis sociopolítica. Se reconoce como un músico que vive de ello sin arrepentimiento. “Soy músico, de eso vivo amo lo que hago, no siento ninguna presión por serlo, y tengo la suerte de hacer lo que a mí me gusta, mucha gente no lo hace y probablemente estén en mejores condiciones económicas que yo, pero yo soy feliz”, dice con optimismo el cantautor.


Temores y exilio forzado


Ruiz piensa mucho en su familia padre, madre e hijo, afirma “son lo más importante para mí.” Sin embargo, a veces le preocupa su carrera artística “me preocupa dejar de componer canciones, si se me pasa eso estaría perdido, porque no sé qué más hacer”.

Foto: Cortesía

La situación de Mario Ruiz, hasta hace unos dos meses era distinta estaba en Nicaragua, tratando de sobrevivir en una supuesta normalidad que quiere imponer el gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo; aprovechaba los escenarios para denunciarlo a través de sus canciones, pero de un día a otro las cosas cambiaron, trataron de censurar sus canciones. Supo de al menos cuatro o más negocios donde hacia toques, fueron amenazados de quitarles las licencias a sus establecimientos si les dejaban tocar. Nos cometa que llegó a “autocensurarse” para no provocar problemas en los negocios, entre otras cosas; hasta que decidió exiliarse.


Su banda Milly Majuc no sabe si continua activa “algunos tendremos que tomar rumbos diferentes yo ya me fui de Nicaragua.” dice apesarado.

Esta agrupación toca canciones contra el sistema desde sus inicios y desde que Ortega retomó el poder en Nicaragua. “yo siempre he sentido que Daniel Ortega no es una opción para Nicaragua porque nos tocó vivir en los años 80, yo crecí en el desabastecimiento, con la economía quebrada en la guerra civil que tuvimos. Tengo tíos que les tocó emigrar. Yo se y mi familia sabe que Daniel Ortega nunca ha sido una opción, entonces siempre he escrito de eso disfrazado con metáforas y ahí están las canciones grabadas,” apunta.


El 2018 fue definitivo para este rockero, debía apoyar la lucha que denunciaba en sus canciones desde antes. “De manera individual por primera vez me acerco a apoyar una causa, nunca he sido activista de nada, abril del 2018 me convertí en un autoconvocado más en nuestra trinchera apoyamos la causa por la libertad de Nicaragua.”


Los rocheros también lloran


Desde el exilio Mario Ruiz resiste, y revela que fue difícil al inició estar fuera de Nicaragua “El primer mes de exilio estaba enojado, sentí que me habían arrancado la vida, pero no me han arrancado nada, tengo la oportunidad de seguir cantando para Nicaragua.”

El rockero paso por depresión, que aún está superando “ya salí de esa depresión, aunque de repente se me salen las lágrimas por nada… Yo lloró con mis amigos siempre y los hago llorar también” confiesa.


Una de las canciones que más le duele y le estremece el alma es “La Ráfaga,” menciona. “Ojalá no la hubiese escrito, que no hubiese pasado nada para escribirla a Nicaragua.”

Recién llegado donde se encuentra en el exilio le era difícil terminar la canción (La Ráfaga) “no podía cantarla porque me ponía a llorar en medio de la canción ahora ya medio la canto, esa canción es dura” otras de la preferidas es “Luciérnaga”; pero aclara “yo amo todas mis canciones”.


Mario extraña a su hijo que quedo en Nicaragua también a su papá y mamá que le siguen apoyando desde la distancia, “ellos viven escuchando mi música todos los días, son mis fans number one.”


Sobrevivir de la música


“Es difícil, pero no tan difícil sobrevivir de la música” desde el año 1999 hasta la fecha la música lo ha mantenido, asegura Ruiz sin vacilar.

Como artista ha destacado en varias facetas, como: “gestor cultural, compositor, arreglista, productor musical, grabando en estudios, profesor de música” y ha complementado su vida profesional en tres proyectos Milly Majuc, Garcín y Solista donde ultimadamente lo hemos visto destacando mucho hasta en el exilio.


“Yo vivo de la música al menos tengo para pagar el colegio de mi hijo, para comer y para moverme” recalca el nicaragüense.


Esperanza de libertad


Este rockero con su espíritu de rebeldía le ha costado un exilio forzado, donde ha sido resiliente por medio de su música “Mi historia nadie me la arranca ese deseo de querer ver a una Nicaragua libre… es obligación del artista acompañar al pueblo por eso no espero agradecimiento ni nada simplemente es mi obligación como artista.”


Añade, que estar con el pueblo con la patria “es una cuestión de ética y de humanidad.”

Un día como hoy 13 de julio, pero de 1985, se dio un concierto que para los amantes del Rock es histórico “El Megaconcierto Live Aid” que se dio como una obra benéfica histórica.

Las bandas míticas que han dejado huella, como Queen, Pink Floyd, Metallica o ACDC, fueron protagonistas de ese concierto. El actor y músico Bob Geldof quiso trabajar para crear un plan de ayuda que se convirtió en el famoso concierto que duro 16 horas en vivo, transmitido en 72 países.


Según se dice, gracias a los artistas que tocaron y a los espectadores se consiguió recaudar 100 millones de dólares, que fueron destinados al fondo de ayuda a las víctimas de la hambruna del África. Esa actividad del 13 de julio quedo establecido como el Día Mundial del Rock.


Mario Ruiz, le encanta ese concierto y se sienta a veces a verlo, para transportarse en ese momento histórico, hablar sobre ellos le hace pensar que le gustaría hacer algo parecido, “a mí me gustaría que hiciéramos uno en la frontera con Costa Rica y que se invitará a toda Latinoamérica” manifiesta.


“El arte es importante porque le llega a todo el mundo y es el mejor vehículo artístico para mover gente,” insiste el artista al decir que sacar las emociones a través de un concierto podría ser un apoyo para Nicaragua que ahora vive atemorizada. “Necesitamos una chispa que encienda la lucha como en el 2018, y tiene que ser de afuera porque la gente que esta adentro está bien asustada y amordazada, a lo mejor sale algo por ahí que nos convenga desde afuera.”


El mayor deseo de este artista nicaragüense es seguir haciendo música hasta donde pueda, su música es su forma de resistencia.